FOTO: Autosport

Una falla nueva en la unidad de potencia acortó el programa de Mercedes y Lewis Hamilton durante el penúltimo día de las pruebas de pretemporada de Fórmula 1 en Barcelona.

El hexacampeón mundial se detuvo a la salida de la Curva 5 en la sesión de la tarde, lo que provocó un período largo de bandera roja mientras recuperaban su monoplaza.

La fábrica de Brackley confirmó que el origen de la falla se relacionó con la presión del aceite, lo cual hizo que el motor se apagara como medida de precaución.

El equipo continúa sus investigaciones, en tanto que Hamilton, quien solo completó 14 vueltas antes de detenerse, no regresó a pista.

“En lugar de mirar los aspectos negativos, hemos descubierto algunas cosas en las que debemos trabajar, y seguiremos presionando para resolverlos y seguir trabajando”, afirmó.

En total, son cuatro los motores que han tenido fallas durante los ensayos invernales. El viernes de la semana pasada tuvieron que reemplazar uno, ya que Valtteri Bottas perdió tiempo durante el jueves.

Su cliente Williams también ha usado tres unidades hasta ahora en las pruebas, porque Nicholas Latifi sufrió problemas en dos ocasiones.

George Russell admitió que Mercedes había sido agresivo con el desarrollo de su motor para 2020, pero confiaba en que estaba lidiando con esos inconvenientes.

“Mercedes realmente está empujando en el frente del motor, definitivamente empujando los límites en este momento”, dijo el británico de Williams. “Esto es una prueba y estas cosas siempre sucederán, pero sabes que como proveedor de motores están al tanto de todo”.

Los problemas se producen después de que el jefe del área, Andy Cowell, admitiera hace unas semanas que había estado luchando con “algunos problemas pequeños” rumbo a las pruebas.