Max Verstappen  está bajo la incertidumbre de una penalización en la parrilla de salida este fin de semana durante el  Gran Premio de Estados Unidos de Fórmula 1.

Se espera que Verstappen tome un nuevo motor Renault V6 y al menos otro elemento nuevo el sábado, lo que significa que recibirá una sanción.

El equipo está considerando hacer el cambio para la carrera de Austin porque es una pista en la que Verstappen tiene una buena oportunidad de recuperarse de una mala posición en la parrilla.

“Al menos puedes adelantar, así que no es un problema”, dijo el jefe de motor de Red Bull, Helmut Marko.

Verstappen ha logrado doble podio consecutivo con el segundo lugar en Japón después de su victoria en Malasia, pero también se ha retirado de siete de los 16 GP de esta temporada  debido a problemas de confiabilidad y penalizaciones en la pariilla en dos más.