FOTO: Peugeot Sport

El plan de Peugeot para ingresar al Mundial de Resistencia sigue planteado para 2022, a pesar de retrasar su decisión de desarrollar un Hiperauto o un prototipo LMDh.

El fabricante francés insistió en que su “objetivo aún es de estar ahí” dentro de un par de años, ante el anuncio de los detalles iniciales de las reglas LMDh que el Club Automóvil del Oeste (ACO) e IMSA-SCC hicieron esta semana.

Sin embargo, aún no confirma qué tipo de vehículo construirá, una decisión que debía hacerse originalmente a fines de marzo.

Jean-Marc Finot, jefe de la división de automovilismo de la empresa matriz de Peugeot, PSA, explicó que “el proyecto de carreras de resistencia ha avanzado en la dirección correcta”, a pesar de la crisis sanitaria mundial.

“Todo el personal se ha mantenido unido y sigue motivado, y la investigación y desarrollo han continuado en casa gracias a los medios proporcionados por Grupo PSA”, dijo.

Al respecto, agregó que el impacto del trabajo remoto del equipo de desarrollo sobre el proyecto aún se estaba analizando.

¿CUÁNDO SERÁ EL DEBUT?

Pese a esto, Peugeot aún no especifica si se unirá a la categoría desde el comienzo de la temporada 2022, luego de que WEC abandonara su formato invernal el mes pasado.

Recordar que, en la confirmación inicial de su regreso al pináculo de las carreras de autos deportivos, por vez primera desde 2011, declaró que volvería a la parrilla para la temporada 2022-2023, es decir, en el segundo semestre de 2022.

Al momento, Finot no descarta competir con lo que originalmente se planeó para ser un prototipo LMH, a partir de la segunda mitad de la campaña 2021-2022, incluyendo a las “24 Horas de Le Mans”.

Por ahora, expresó su satisfacción con el borrador inicial de las reglas LMDh, que permitirá a los fabricantes competir con la misma maquinaria en WEC e IMSA-SCC.

“Era esencial tener reglas conjuntas sobre parámetros como el peso, la potencia y la aerodinámica, y esto se logró”, afirmó. “Seguimos con gran interés la evolución de las reglas de LMDh y la convergencia entre sus reglas y las de LMH”.

Finot había presionado por lo que él llamó “equidad perfecta” entre las clases LMH y LMDh, y eso obtuvo mediante el “Balance de Rendimiento” global que garantizará competitividad entre ambas categorías.

Los autos tendrían un peso mínimo de 1030 kg y una potencia total, entre el motor de combustión interna y el sistema híbrido de eje trasero, de 500 kW (670 bhp), comparados con los 1100 kg y 550 kW (735bhp) de los LMH, anunciados en junio de 2019.

“Las últimas métricas económicas deberían estar disponibles pronto, por lo que podremos hacer una revisión completa del 100 por ciento”, expresó Finot.

“Peugeot revelará, a su tiempo debido, la categoría en la que la marca regresará en resistencia en 2022”.

Estos comentarios insinúan una preferencia para tener una categoría LMDh más barata, para así desarrollar un coche con carrocería LMP2, preparado por uno de los cuatro constructores con licencia (ORECA, Multimatic, Dallara y Ligier).

De hecho, todp apunta a que Peugeot ya acordó trabajar con Ligier, cuya licencia P2 se extendió en enero, para desarrollar la aerodinámica de su vehículo WEC para 2022.