FOTO: McLaren

McLaren despedirá a hasta 1200 empleados, como parte de una reestructuración masiva ante el entorno actual.

La compañía británica fue de las primeras en adoptar el esquema de protección que el gobierno ofreció cuando la crisis sanitaria del coronavirus inició, al colocar a varios empleados bajo licencia forzada durante tres meses y reducir el salario de otros. 

Inicialmente, los ejecutivos planearon hipotecar varios vehículos históricos, pero se reportó que esto no era posible por cuestiones contractuales.

La suma de la caída en ventas y el límite de presupuesto que la Fórmula 1 planea introducir el año próximo, dio como resultado esta medida.

“Debido al impacto continuo de la pandemia del COVID-19, así como al nuevo límite de costos de Fórmula 1 que se presentará para la temporada 2021, la compañía de automóviles, tecnología y deportes de lujo McLaren Group ha comenzado un programa de reestructuración, propuesto como parte de un programa más amplio plan de negocios para asegurar su éxito futuro a largo plazo”, indica un comunicado.

“Sujeto a la consulta de los empleados, se espera que la reestructuración propuesta dé como resultado alrededor de 1,200 despidos en los negocios aplicados, automotrices y de carreras del Grupo, así como funciones de soporte y back office”.

Medios múltiples anticipan que, en cuanto a la operación de F1, habrá un recorte de alrededor de 70 empleados, aunque se especula que habrá un segundo recorte el año entrante; no se espera un impacto en la operación de INDYCAR.

Paul Walsh, Director Ejecutivo, lamentó la decisión en función de los empleados perjudicados, pero destacó que su organización impulsó acciones como imponer un tope presupuestario en F1, “lo que creará una base financiera sostenible para los equipos y llevará a un deporte más competitivo”.