FOTO: Autosport

Flavio Briatore asegura que Ferrari perdió un año “yendo a ninguna parte” teniendo a Kimi Raikkonen en 2018 y debió promover a Charles Leclerc antes.

Leclerc fue ascendido al equipo italiano el año pasado, ganando dos carreras que le ayudaron a vencer a su coequipero ampliamente experimentado Sebastian Vettel en la clasificación general.

Pero el ex jefe de Renault cree que Ferrari debió colocar a Leclerc en uno de sus autos para su temporada de debut en 2018, a fin  de comenzar a construir de inmediato su experiencia dentro de un equipo estelar.

En cambio, cuando Ferrari tuvo la oportunidad de ponerlo como titular para su temporada de novato, lo colocó en Sauber, quedándose con Raikkonen.

En su participación en el podcast “Beyond the Grid” de F1, al hablar de la generación nueva de pilotos, Briatore dijo: “Leclerc es joven. (Él tiene) pelotas grandes, porque está demostrando (un gran potencial)”.

“Creo que si yo estuviera en Ferrari, habría puesto a Leclerc hace dos años para reemplazar a Raikkönen porque, sabes, con Raikkonen no irás a ninguna parte. Nunca ganarás nada con él”.

“En su momento hubiera tomado el riesgo y puesto a Leclerc (en Ferrari). Leclerc es un tipo muy, muy fuerte”.

Briatore cree que la falta de experiencia de Leclerc en un auto superior significa que aún no es una de las superestrellas verdaderas del deporte.

De hecho, está convencido de que Lewis Hamilton y Max Verstappen están un paso por encima del resto de la parrilla.

“Leclerc no es reconocible ahora”, explicó. “Verstappen para mí es el piloto más increíble. Es fantástico en la forma en que rebasa, en la forma en que es un gladiador”.

Y aunque Hamilton está a un título de igualar las siete coronas récord de Michael Schumacher, Briatore piensa que sus logros no son directamente comparables.

“Michael estaba peleando con los grandes: como (Ayrton) Senna. Deben reconocer que cuando Michael llegó, la (competencia) fue dura: estás hablando de Nigel Mansell, estás hablando de Senna”.

“Hoy, es menos, la competencia. Tienes dos pilotos, tres pilotos… la competencia es menor que antes. Para Hamilton, una vez más, nadie le presiona; se puede escapar”.