FOTO: Piergiorgio Facchinetti/PgFphoto

Max Verstappen afirma que el calendario de 22 Grandes Premios de Fórmula Uno para 2020 podría ser causa de divorcios, entre las familias de los mecánicos del paddock.

El del año próximo será el Mundial más largo de la historia de la categoría máxima, ante las adiciones de Vietnam y Holanda, casa del piloto de Red Bull Racing, quien opina que su preocupación principal recae en los miembros de su grupo de trabajo, quienes tienen que pasar horas numerosas en los circuitos, lejos de sus hogares.

“No estoy de acuerdo con (tener) 22 carreras al año”, dijo cuando el medio Autosport le preguntó sobre el calendario.

“Creo que deberíamos elegir las mejores pistas: sé que quieren ganar dinero, pero también tienen que pensar en los mecánicos que están en la pista. Ellos llegan el lunes o martes para armar todo mientras los jefes grandes llegan en sábado o (están) un sábado por la mañana y incluso vuelan de regreso a casa durante la carrera”.

“Para ellos no es un problema, pueden hacer fácilmente 30 (carreras), porque solo están fuera por tres días. Para la mayoría de las personas son al menos cinco o seis días, y luego ni siquiera me quejo de nosotros (los pilotos), son los mecánicos, pueden solicitar el divorcio de inmediato si hay más”.

Sergio Pérez también expresó una opinión similar, en la que se preocupa de los miembros de su equipo Racing Point.

“Es mucha acción”, dijo el mexicano cuando Autosport le preguntó sobre el calendario 2020. “No para los pilotos, nos encantan las carreras, aunque son muchos compromisos importantes, porque no solo tenemos las carreras, tenemos el simulador, los eventos de patrocinio, tenemos que mantenernos en forma y demás, así que es mucho, es (estar) sobre el límite”.

“Pero también para los mecánicos. Están aquí desde el lunes, se van a veces el martes, así que creo que ya es (un número) muy alto para las personas que trabajan en los equipos”.

El tapatío admitió que tener un horario más ocupado es más difícil ahora que tiene una familia y dos hijos.

“¡Veré si no se divorcian de mí!” bromeó. “Comenzamos (a correr en 2011) cuando hubo 19 carreras. Es mucho. Pero, como digo, creo que para nosotros, los pilotos, es mucho trabajo, aunque en algunas de las carreras europeas podemos llegar temprano el jueves, y así sucesivamente”.

“Estoy más preocupado por los mecánicos e ingenieros, creo que son ellos los que estarán bastante preocupados. Dudo que puedan tener una vida social a este nivel, así que es muy difícil. Habrá un punto en el que podríamos estar buscando tener dos equipos y dividirlos o algo así”.