FOTO: Joe Skibinski/IMS Photo

Los dos últimos días han sido duros para Daniel Suárez, quien por momento afronta incertidumbre en su etapa en la Copa NASCAR.

El mexicano será reemplazado por Cole Custer en el equipo Stewart-Haas para la temporada 2020, en un movimiento que se confirmó la mañana de este viernes y que, a final de cuentas, derivó de la falta de patrocinio, un tema que lo persiguió durante el segundo semestre del año.

“Estoy un poco decepcionado”, comentó a medios este viernes. “Mucha gente ha trabajado muy duro en este equipo para tratar de armar todo y desafortunadamente no fue suficiente. Necesitábamos unos meses. Teníamos que encontrar una gran cantidad de dinero para mantener el viaje para el año próximo”.

“Casi conseguimos el objetivo, pero desafortunadamente parte del dinero no estaba sobre la mesa en este momento. Iba a llegar unos meses más tarde y no era suficiente. Fue un poco desafortunado. Fue una sorpresa”.

En su tercer año en la serie estelar de NASCAR, Suárez llega a la última fecha del campeonato en la posición 17, la mejor a la que se puede aspirar al no calificar a la postemporada, aventajando a Jimmie Johnson por 16 unidades.

La expectativa por unirse a otro equipo contendiente era alta, pero el cambio en el reglamento técnico perjudicó a Stewart-Haas, que pasó de ganar 12 carreras y tener a sus cuatro integrantes en las semifinales hace un año, a solo anotarse cuatro triunfos, todos con Kevin Harvick, representante único del escuadrón para la mitad de la lucha por el título y finalista por la corona de este domingo.

Si bien el desempeño en pista tuvo mejoras, el verano atropellado perjudicó las posibilidades del regiomontano para ingresar a los playoffs, al involucrarse en accidentes, sufrir algunos problemas mecánicos y enfrentar situaciones adversas en la zona de fosos, donde hubo al menos tres cambios en su grupo de mecánicos.

Independientemente de los resultados, las dudas crecieron en los últimos días cuando Gene Haas, quien tiene la última palabra en el auto No. 41, expresó a medios que, “hasta que veamos un cheque en nuestra mesa, no veremos mucho de nada”.

Aunque se mantuvo trabajando para reunir el presupuesto necesario, se sentía 95 por ciento seguro de que lograría la continuidad, hasta que recibió la notificación esta semana de la promoción de Custer, quien este sábado buscará el título de la serie Xfinity.

“Es muy difícil escribir un cheque y ponerlo en el escritorio de alguien. No funciona así. Es imposible. Ponen la barra muy alta para mí y mi grupo para encontrar dinero, pero lo hicimos. Solo que no fue el momento correcto”, aseguró.

“Tony Stewart estaba presionando por mí mucho. Brett Frood (Presidente del equipo), mucha gente en Stewart-Haas Racing. Lamentablemente, las cosas no funcionaron con (Gene) Haas”.

Suárez destacó la ayuda de Stewart, el otro socio del equipo, quien admitió que fue una decisión “agridulce” e intentará ayudarlo en lo que sea posible para que consiga un asiento lo más pronto posible. Asimismo, enfatizó en que el problema no se debió a los resultados.

“Sentí que finalmente hicimos que todo hiciera clic mejor el último mes, mes y medio para ser más fuertes. Ahora todo se está desmoronando”, dijo.

“Honestamente, siento que esa ha sido mi carrera en la Copa hasta ahora. Llevo dos años en Copa, pero no he tenido seis meses de consistencia en mi carrera en Copa. Estoy seguro que tendré un respiro en un momento”.