FOTO: Donald Page/Getty Images for NASCAR Media

Jimmie Johnson aún presume de ser el único piloto que ha participado en la postemporada de la Copa NASCAR desde su implementación, en 2004.

Pero este domingo, esta racha podría llegar a su fin, ya que el californiano solo tiene una oportunidad para acceder a la batalla por el título: la última fecha de la temporada regular del campeonato 2019, a realizarse en Indianápolis.

“Los dos últimos años para mí han sido todo lo contrario, ya que necesitamos mucho para que el impulso cambie de la manera correcta. Y no sé si mi suerte se agotó en 18 años, he tenido 15 muy buenos, y tres de los que no estoy orgulloso, pero el esfuerzo ha sido el mismo durante todos esos años”, admitió.

“Es una historia. Lo entiendo. Créanme. Quiero mantener mi racha de playoffs viva y quiero ser un factor en los playoffs. Quiero saber cuál es el desenlace, pero no es que quiera apurarme, llegar al final y que se vaya. Quiero ganar. Quiero salir, lograr otra victoria y ganarme el camino para entrar a esos playoffs. Para eso estamos todos aquí”.

FOTO: Chris Trotman/Getty Images for NASCAR Media

El año pintaba prometedor para Johnson, quien inició con un ingeniero en jefe nuevo, después de lograr sus siete títulos y 83 victorias con Chad Knaus. Su reemplazo Kevin Meendering tenía la encomienda de terminar con la sequía de victorias que se remontaba a junio de 2017.

Sin embargo, la dupla nunca logró consolidar consistencia de resultados, especialmente en las siete últimas competencias, en la que pasó de 13° a 18° en la puntuación general por finalizar 15° o peor.

Hace un mes, se anunció un cambio inesperado de ingeniero, con Meendering siendo sustituido por Cliff Daniels, quien no tenía experiencia en un rango tan alto. Aunque se las ha arreglado para sumar puntos de etapa, incidentes en Michigan, Bristol y Darlington siguieron perjudicando sus resultados.

Quizá el del domingo pasado fue el más doloroso, al correr en los primeros sitios hasta que se involucró en un accidente provocado por terceros; sin embargo, contó con la suerte de que sus rivales directos, Clint Bowyer, Daniel Suárez y Ryan Newman, tampoco han sumado muchos puntos.

Al llegar a Indy 18 unidades debajo del corte, el cual es ocupado por el mexicano, Johnson insiste no solo en que la posibilidad de calificar es amplia, sino que con la llegada de Daniels, hay potencial para ser protagonistas.

“Necesitamos que muchas cosas salgan bien para ganar”, afirmó. “Creo que estamos cerrando la distancia ante los favoritos. Definitivamente lo estamos haciendo. Siento que muchos resultados en los cinco primeros lugares se nos han ido en las últimas seis u ocho semanas, lo cual es desafortunado”.

“Entonces, tenemos que corregir eso y mucho de eso recae en mí al cometer errores y esforzarme demasiado en la pista. Así que necesito una buena vuelta limpia para recordar cada vuelta aquí para exprimir la pista, no competir con los competidores y veremos cómo va”.

Johnson y el contingente de NASCAR estarán en Indianápolis, sitio en el que ha ganado cuatro veces.