“Bubba” Wallace, quien llamó a prohibir la bandera confederada, homenajea a George Floyd en Martinsville (FOTO: Jared C. Tilton/NASCAR)

Como parte de su iniciativa para erradicar el racismo, NASCAR decidió no permitir el uso de la bandera confederada en sus competencias.

Desde sus inicios, esta liga se ha caracterizado por tener un estereotipo muy conectado a la personalidad de los estados del Sur de Estados Unidos; al correr mayoritariamente en esa región, la presencia del aficionado blanco y conservador es evidente.

Aunque el uso de la bandera confederada representó el orgullo político y de crecimiento del Norte tras la Guerra de Secesión, también simboliza la esclavitud y el racismo hacia la sociedad afroamericana.

Eventos como el asesinato de George Floyd y el llamado consecuente de estrellas como Lewis Hamilton impulsaron al movimiento para que la sociedad erradique la discriminación racial sistemática en el mundo.

Por ello, NASCAR se unió a las acciones; el domingo pasado, sus pilotos se comprometieron a la unidad y a la educación, mediante videos en redes sociales y promover el cambio de conducta.

Darrell “Bubba” Wallace, el único piloto afroamericano que compite en Copa, llamó a prohibir el uso de la bandera a inicios de semana. Esto se cumplió hoy miércoles.

“La presencia de la bandera confederada en eventos de NASCAR va en contra de nuestro compromiso de proporcionar un ambiente acogedor e inclusivo para todos los fanáticos, nuestros competidores y nuestra industria”, afirma el comunicado.

“Unir a las personas en torno al amor por las carreras y la comunidad que lo crea es lo que hace que nuestros fanáticos y el deporte sean especiales. La exhibición de la bandera confederada estará prohibida en todos los eventos y propiedades de NASCAR”.

Wallace, quien corre para el legendario Richard Petty, corre este miércoles en Martinsville con una decoración que rinde homenaje a Floyd.