FOTO: Piergiorgio Facchinetti/PgFphoto

Marc Márquez compartió que la recuperación de su última cirugía ha sido “menos dolorosa, pero más difícil”, comparado con la más reciente.

El piloto de Honda fue intervenido en su hombro derecho a fines de noviembre, después de lesionarse durante la calificación para el Gran Premio malayo, cuando se estrelló al perseguir a Fabio Quartararo (Petronas SRT), y se agravó tras caer durante las pruebas posteriores a la temporada en Jerez.

Es el segundo inverno consecutivo en el que el hexacampeón reinante ha tenido que ingresar al quirófano para una cirugía de hombro, recordando que se sometió a un procedimiento en diciembre de 2018 para evitar que su hombro izquierdo se dislocara repetidamente.

En esta ocasión, Márquez dice que ha tenido que “cancelar todo” en términos de sus planes de vacaciones, porque la rehabilitación ha resultado ser “más compleja” de lo previsto.

“La recuperación no ha sido más intensa que la del año pasado, fue menos dolorosa pero más difícil”, expresó.

“Ellos (los médicos) me advirtieron que cuando flexionas el hombro, hay muchos nervios y músculos, y que pueden tocar algo que podría afectar la movilidad de ciertos músculos que son muy importantes para el hombro, y eso es en lo que estamos trabajando”.

“Hasta hace dos semanas tenía cero fuerzas y ni siquiera podía levantar un vaso de agua. Pero en los últimos días, el nervio ha comenzado a responder y hemos mejorado bastante”.

“Estoy haciendo dos horas de rehabilitación en la mañana y dos más en la tarde, gasto casi todo el día en mi cuerpo, tratando de mejorar, pero siempre teniendo en cuenta el hecho de que la primera carrera es en Katar y que hay plazos que cumplir”.

FOTO: Red Bull Content Pool

Márquez espera estar en forma para los primeros ensayos de pretemporada, a realizarse en Sepang del 7 al 9 de febrero, además de tener una práctica en una bicicleta de calle antes, ya que cree que “no tendrá mucho sentido hacer la prueba de lo contrario”.

El año pasado recuperé el estado físico justo a tiempo para las pruebas y este año será similar. En las dos últimas semanas hemos dado un paso adelante, pero antes de (Día de) Reyes (6 de enero) no era nada optimista del todo”.

A pesar de esto, Márquez confía en que su temporada 2020 no se verá obstaculizada de ninguna manera.

“Es difícil saber qué tipo de temporada tendremos. En cualquier caso, el hombro no me va a privar de nada”, aseguró. “El año pasado administré la carga de trabajo en las primeras tres o cuatro carreras. Este año espero poder ir a toda velocidad desde la primera carrera”.