FOTO: Chris Graythen/Getty Images for NASCAR Media

Una vez más, una estrategia acertada le permitió a Joey Logano ganar una competencia de la Copa NASCAR, siendo en esta ocasión la de la visita a Phoenix.

El ex campeón de la serie se recuperó de una penalización que le hizo caer a la parte trasera del pelotón, durante la segunda de tres etapas de la carrera de este domingo, cuando un mecánico no logró controlar un neumático durante su detención en fosos.

Sin embargo, se ayudó de los encadenamientos y las estrategias diversas para recuperarse y tomar el liderato en el giro 226 de los 312 pactados, luchando contra Kevin Harvick y Brad Keselowski.

VER: Resultados

Eventualmente, así como pasó en Las Vegas, ante una bandera amarilla que generó un incidente de Ross Chastain, Logano no ingresó por neumáticos frescos, algo que sí hicieron algunos rivales.

Al controlar los dos últimos reinicios, el último bajo tiempo extra, el piloto de Team Penske se quedó con el 25º triunfo en la serie.

Harvick, Kyle Busch, Kyle Larson y Clint Bowyer completaron las cinco primeras posiciones; Keselowski, quien se recuperó de un incidente temprano, fue el gran perdedor del día, al meterse a fosos en la parte final y avanzar solo hasta la 11º plaza.

Chase Elliott, ganador de la PP, salvó la séptima posición, ya que una detención no programada bajo bandera verde, por un problema con un neumático, lo hizo remar contracorriente en la segunda mitad del recorrido.

El accidente de Keselowski se originó cuando Denny Hamlin perdió el control de su máquina en la Curva 1 cuando negociaban el giro 65, involucrando a Ryan Blaney, quien abandonó en el acto.

El tricampeón de las “500 Millas de Daytona” no pudo hacer mucho el resto de la tarde, por lo que se conformó con el 20º puesto.

Para Martin Truex II, su arranque de temporada difícil continuó, luego de recibir un contacto de Almirola y acabar en el muro, lo que también lo hizo retirarse.

Daniel Suárez llegó en 21º colocación, su mejor resultado del año y el mejor para Gaunt Brothers Racing en óvalos cortos, en una jornada en la que se mantuvo fuera de problemas y, en su momento, la sucesión de banderas amarillas lo vio avanzar tan alto como el 8º lugar.

“El resultado se vio realmente bien en el papel”, afirmó el mexicano. “Solo necesitamos seguir trabajando para obtener más velocidad. El balance del auto no estaba ni cerca de lo que queríamos, así que tenemos mucho trabajo por hacer”.

“Fue una carrera loca, pero así son las carreras en óvalos cortos. Hicimos lo mejor con lo que teníamos. Necesitamos seguir trabajando y encontrar más velocidad”.

Atlanta será la cita del domingo próximo de la Copa NASCAR.