FOTO: Matt Sullivan/Getty Images for NASCAR Media

Joey Logano ganó la visita invernal al óvalo de Las Vegas por segundo año consecutivo, abriendo su cuenta de victorias en la Copa NASCAR 2020.

El estadounidense libró una batalla apretada en el turno final del recorrido contra varios pilotos, entre ellos Ryan Blaney, su coequipero en Team Penske, quien le quitó el liderato a 13 vueltas de terminar la distancia programada.

Sin embargo, una bandera amarilla que causó Ross Chastain, reemplazo de Ryan Newman, a seis giros de la conclusión, marcó un momento de decisión para los ingenieros, al ver si era conveniente entrar a la zona de fosos por neumáticos o no.

Logano fue uno de los siete pilotos que optaron por quedarse afuera para el sprint final, en el que se escapó de grupo mientras varios coches se tocaron cuando la última vuelta comenzó, lo que generó la neutralización que dio por terminada la competencia.

Matt DiBenedetto, Ricky Stenhouse II y Austin Dillon también se beneficiaron al no ingresar a fosos para ser escoltas de Logano en el resultado, pese a no ser contendientes durante la jornada.

Jimmie Johnson fue otro de los que libró los golpes para cruzar la meta en quinto, superando a “Bubba” Wallace en el final. En cambio, Blaney se tocó con William Byron en la conclusión y cayó a 11º.

El otro gran perdedor fue Chase Elliott, ganador de las Etapas 1 y 2 y quien lideró la mayor cantidad de giros, hasta que sufrió una pinchadura a 47 vueltas de la bandera a cuadros, situación que lo relegó al 26º lugar.

Brad Keselowski, Kevin Harvick, Kyle Larson y Ty Dillon completaron las 10 primeras posiciones, en tanto que el bicampeón reinante, Kyle Busch, llegó en 15º. El ganador de las “500 Millas de Daytona”, Denny Hamlin, concluyó en 17º.

Tras reponerse de un problema en la Unidad de Control Electrónica de su vehículo, Daniel Suárez completó su primera competencia con Gaunt Brothers Racing, obteniendo la 30º plaza.

Dicha falla colocó al mexicano con déficit de tres giros frente a los líderes; aunque las neutralizaciones le hicieron recuperar terreno, un repostaje bajo bandera verde en el final dejó su desventaja en cuatro vueltas.

“Siento que podríamos haber terminado en algún lugar entre los primeros 25, tal vez incluso mejor que eso”, afirmó. “Tuvimos que luchar duro”.

“Aprendimos muchas cosas diferentes que podemos mejorar para la semana próxima. Se siente tener esa primera carrera. Ahora sabemos en qué tenemos que trabajar. Solo tenemos que salir y seguir empujando”.

El domingo próximo, la Copa se dirigirá al óvalo de Fontana.