FOTO: La Carrera Panamericana

La Carrera Panamericana visitó el Estado de Veracruz por primera vez desde 2013.

Este viernes, al completarse la primera etapa oficial de la edición de este año, los seguidores e ídolos locales se encontraron hoy para volver a saludarse con los equipos y aquellos viejos conocidos que desfilaron hace seis años en el Puerto de Veracruz.

En punto de las 15:30 horas, Tlacotalpan explotó en júbilo ante la llegada de los autos de competencia. Entre la música, los bailes regionales y el calor intenso de la tarde, la plaza principal se convirtió en un punto de descanso para el convoy panamericano que resultó fuertemente exigido a lo largo de las seis especiales del viernes.

En la sierra de Oaxaca, de lo más difícil de sortear fue Ixtlán y Puerta del Sol, ya que sus 51.720 kilómetros de curvas resbalosas y espectaculares sorprendieron a los competidores. Ante esto no es de sorprender que algunas suspensiones, frenos y direcciones hidráulicas deban recibir un reajuste antes de comenzar el segundo día.

“Hoy nos quedamos sin suspensión, lo cierto es que Oaxaca estuvo muy duro. El acierto es que a pesar de ello; logramos avanzar algunos lugares en el cronómetro. Esta primera prueba fue muy buena, de mucha adrenalina y no nos rajamos. Hay que volver a poner el coche listo y mañana a empezar con todo de nuevo”, compartió Gabriel Pérez, piloto de la categoría Turismo Mayor.

Tras dejar Tlacotalpan, las tripulaciones llegaron a Boca del Río, lugar en el que fue aplaudido el potosino Ricardo Cordero y su copiloto Marco Hernández, quienes en la categoría Turismo Mayor, de forma extraoficial, fueron los ganadores del Día 1.

Cuitláhuac García, Gobernador del Estado de Veracruz, celebró junto a Eduardo León, Presidente honorario de La Carrera Panamericana la llegada a Boca del Río, de todos los involucrados quienes son pieza importante para promocionar México y las bellezas de este puerto en el mundo.