FOTO: Toyota Motorsport

Ryo Hirakawa se alzó con su primera victoria en la Súper Fórmula en la quinta fecha de 2019, celebrada este domingo en el circuito de Motegi.

El japonés fue perseguidor de Alex Palou en la primera mitad de la jornada de este domingo; sin embargo, el desgaste de neumáticos perjudicó al español, quien pese a liderar 22 de las 51 vueltas contabilizadas, fue superado por el integrante de Team Impul, por la línea exterior, en la penúltima del circuito.

Después, Hirakawa fue inalcanzable, al elaborar una distancia de casi 10s sobre sus rivales, aunque al conservar llantas, dejó su margen de victoria en casi 3s. sobre Kamui Kobayashi, quien pasó de tercero a cuarto en el primer giro y, con un overcut, desplazó a Palou para colocarse en segundo.

Nick Cassidy completó el podio después de arrancar en 12º, con lo que asumió el liderato general, ya que Naoki Yamamoto vivió otra jornada decepcionante. Tras calificar octavo, el motor del japonés se apagó antes de la vuelta de calentamiento, por lo que comenzó desde la parte posterior de la grilla.

Aunque también se metió temprano a su cambio de llantas, solo le alcanzó para llegar en novena plaza. Con dos fechas restantes y hasta 25 puntos en juego, Cassidy tiene 28 puntos, Yamamoto 27, Palou cosecha 20 y Kobayashi, 19.

Problemas mecánicos perjudicaron la actuación de Patricio O’Ward, quien finalizó en 14º lugar. El mexicano caló el motor de su monoplaza al terminar la vuelta de formación, por lo que fue enviado al final de la parrilla mientras el inicio fue abortado.

Al ejecutar un plan de dos ingresos a fosos, logró ascender tan alto como el octavo sitio con un ritmo similar al de los líderes con el neumático blando, pero más fallas de potencia después de su primera detención y en la conclusión le impidieron pelear por puntos, luego de avanzar de 15º a 12º después de su segundo repostaje.

“Pato” lidió con problemas mecánicos (FOTO: Red Bull Content Pool)

“La carrera fue buena, llegamos a la 12º posición y nos habíamos acercado al grupo, solo unos segundos nos separaron de la sexta y la séptima (posición), explicó. “Luego perdimos potencia y solo corríamos con alrededor del 70% (de capacidad) durante las cinco últimas vueltas. Una verdadera lástima ya que todo se juntó ahí para un final bueno y tal vez puntos”.

O’Ward calificó el fin de semana como “positivo”, al acumular más kilometraje en condiciones de piso seco, lo cual no ocurrió en Fuji; no obstante, reconoció que aún tiene que trabajar con la administración de los neumáticos en calificación, razón por la que no tuvo una ubicación buena de salida.

“Corríamos al mismo ritmo que los líderes con (llantas) suaves, así que eso muestra lo que podríamos hacer con una calificación mejor”, indicó.

“Lo disfruté, el equipo Mugen es grandioso, así que estoy seguro de que podemos dar un gran paso adelante la próxima vez”.

Será el 29 de septiembre cuando la Súper Fórmula realice su penúltima ronda del año en el circuito de Okayama, donde se celebró el Gran Premio del Pacífico de la Fórmula Uno en 1994 y 1995.