FOTO: Ford Chip Ganassi Racing

El capítulo más reciente en la historia de Ford Racing, dentro de una historia apasionante de triunfos de más de un siglo, se completará en Petit Le Mans este sábado.

Será cuando el icónico e inspirador Ford GT haga su aparición final como auto de fábrica en el IMSA-SCC. La versión actual ha dejado huella en los últimos cuatro años, compitiendo tanto en Estados Unidos como en el WEC, con operaciones de dos autos en cada serie, administrados por Chip Ganassi Racing.

Con el final de la temporada de IMSA en Road Atlanta a continuación, el programa se ha considerado un éxito. Combinando los esfuerzos en IMSA y WEC, el auto ha sumado 19 victorias, 22 PPs y recorrido casi 280 mil millas, equivalente a casi 11 vueltas alrededor del mundo. Quince pilotos tuvieron el privilegio de manejar el deportivo.

Catorce triunfos han llegado en el Campeonato WeatherTech, en la clase GT Le Mans (GTLM), pero fue el de las “24 Horas de Le Mans” en 2016 con los pilotos de IMSA, Joey Hand, Dirk Muëller y Sébastien Bourdais, 50 años después de la victoria histórica de un Ford GT en la misma prueba de resistencia, el que sigue siendo la referencia del programa actual.

“El hecho de hacerlo es una pieza muy significativa del programa”, compartió Mark Rushbrook, Director Global del área de Deporte Motor de Ford. “Pero no fue solo esa carrera y esa victoria, tan importante como eso fue”.

“El que el auto y los equipos fueran tan competitivos durante los cuatro años… creo que eso demuestra que fue un programa muy efectivo y significativo en total, no solo en una carrera”.

Hand, Müeller y Bourdais respaldaron la victoria épica en Le Mans al llevarse a casa los honores de GTLM, al año siguiente, en las “24 Horas de Daytona”. Fue el primero de cinco triunfos en IMSA para el Ford GT No. 66, incluyendo el más reciente, el 15 de septiembre pasado, en Laguna Seca.

Le Mans en 2016 (FOTO: Drew Gibson/Ford Chip Ganassi Racing)

El vehículo hermano No. 67, con los pilotos de tiempo completo, Ryan Briscoe y Richard Westbrook, y el campeón de IndyCar, Scott Dixon, presentándose en los eventos de resistencia, tiene el mayor éxito con ocho victorias de clase, incluyendo la primera del programa a nivel internacional en Laguna Seca en 2016, junto con Daytona en 2018.

El legado de Ford en las carreras se remonta a la época del fundador de la compañía, Henry Ford, quien estaba decidido a demostrar las capacidades de sus autos al vencer a otros fabricantes incipientes a principios del siglo XX.

Fue su hijo, Henry Ford II, quien empujó a Ford Motor Company a ingresar y ganar en Le Mans en 1966. Edsel Ford, su hijo, estuvo detrás de la decisión de lanzar el actual Ford GT en competencia.

Según Mike Hull, director gerente de Ganassi Racing, ese deseo continuo por competir y ganar dentro de la familia Ford inspira a todos los involucrados en el programa a esforzarse más para lograr esos resultados.

“La familia Ford todavía está muy directamente involucrada en Ford Motor Co.”, mencionó. “Tienen su linaje en la manga en términos de lo que es importante para ellos y el rendimiento de su producto. Eso se remonta a que Henry Ford tuvo su trampolín de ganar esa carrera hace años. Eso realmente dio inicio a la compañía y creo que todavía tienen eso muy, muy cerca de sus corazones.

“Eso crea un vínculo excelente que va mucho más allá de la definición de asociación”.

Rushbrook enfatizó la fortaleza de la alianza que, además de tener a Ganassi, incluye el diseñador de chasis Multimatic, la empresa de motores Roush Yates y la proveedora de neumáticos Michelin.

A él no le gustaría nada más que terminar este último capítulo de la historia de Ford Racing con una victoria final en Petit Le Mans, un evento que ha eludido al GT en los últimos tres años.

“¡Eso sería fantástico!”, comentó, al pensar si el programa puede cerrar con una victoria este fin de semana. “Con todas estas carreras tan cerradas como los autos están ahora, se necesita una ejecución perfecta, un gran auto, pilotos excelentes, un gran equipo sentado en la caja de fosos”.

“El equipo no ha parado; no es como si pensaran que el programa ha terminado. Saben que la misión es ganar esta carrera”.