FOTO: Toyota Gazoo Racing WRC

Kris Meeke no estará en el WRC en 2020, en lo que podría ser el primer paso hacia su abandono definitivo de la especialidad de Rallismo Mundial.

El norirlandés perteneció al escuadrón oficial de Citroën por casi cinco años, logrando cinco victorias (una en Guanajuato en 2017) y el quinto lugar general en el torneo de 2015; sin embargo, la marca francesa lo cortó en mayo del año anterior por tener un índice alto de accidentes.

Meeke y su navegante Sebastian Marshall se unieron a Toyota este año, en el que su desempeño fue más consistente, logrando puntos en 11 rondas, finalizar segundos en Alemania y cosechando 17 triunfos de etapa, lo que les dio la sexta ubicación general.

Pero el contexto del WRC jugó en su contra. La salida de Citroën de la categoría y el cambio completo en la alineación de Toyota, que tendrá a Sebastien Ogier, Elfyn Evans y Kalle Rovanperä, marginaron a Meeke de tener continuidad con la fábrica de Jyvaskyla.

Aunque existía la oportunidad de permanecer en Toyota como probador, la imposibilidad de correr en eventos oficiales fue un factor que dificultó las negociaciones para el piloto de 40 años de edad.

Esta semana, en su cuenta de Instagram, Meeke publicó el mensaje: “Adiós por ahora, WRC. Gracias, Toyota GAZOO Racing. Tiempo de explorar otras pasiones (en referencia a la práctica del snowboarding). Veamos lo que 2020 nos trae”.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Ciao for now #WRC… Thanks @tgr_wrc @toyota_gazoo_racing Time to explore some other passions. Let’s see what 2020 brings..

Una publicación compartida de Kris Meeke (@krismeeke) el

Sin tener presupuesto ni patrocinadores, es difícil anticipar su regreso a las competencias en el corto plazo.

Aún queda un asiento disponible entre los equipos oficiales de WRC, el segundo de M-Sport Ford; se cree que Esapekka Lappi es el favorito para tomarlo.

Hyundai se ha mostrado abierto a tener un equipo B, a fin de mantener a Craig Breen y Andreas Mikkelsen en su plantilla. Pese a su salida, Citroën permitirá que equipos privados utilicen la maquinaria de su auto C3.