FOTO: Ferrari Press Office

WEC restituyó la victoria de Ferrari que logró en las “6 Horas de Shanghai”, clase GTE Pro, tras una apelación exitosa contra su exclusión de la carrera.

Alessandro Pier Guidi y James Calado originalmente ganaron la tercera ronda de la temporada 2019-20, pero fueron descalificados porque el deportivo 488 GTE incumplió las reglas de altura mínima de conducción por 50 mm.

Ferrari apeló el fallo y la FIA celebró una audiencia en París el 28 de enero; los resultados fueron declarados el jueves, en el que se les absolvió de cualquier irregularidad.

“El problema, según (el equipo) AF Corse, estaba relacionado con el daño causado por el contacto con el auto No. 62 que ocurrió durante la vuelta 101”, declara.

“En su sentencia, el Tribunal Internacional de Apelaciones de la FIA reconoció la ausencia de voluntad o negligencia por parte del equipo, tanto desde el punto de vista de la preparación del auto como en la definición de la configuración, certificando que el incumplimiento se encontró al final la carrera fue causada por el contacto en la carrera”.

El veredicto hace que Pier Guidi y Calado vuelvan a la contienda por el campeonato, al subir al segundo lugar en la puntuación, detrás de Nicki Thiim y Marco Sorensen (Aston Martin).