Compartir
FOTO: Leavine Family Racing

Los días de Kasey Kahne de tiempo completo en NASCAR terminaron antes de lo planeado.

Este martes, el estadounidense compartió que no recibió la autorización de volver detrás del volante en lo que resta de 2018 ante los problemas de deshidratación que lo afectaron durante el último año. Previamente, ya había anunciado que la actual sería su última temporada en la categoría.

“Decir que estoy decepcionado porque después de recibir los resultados no fui autorizado médicamente para el resto de la temporada, después de una sesión de pruebas en Charlotte Motor Speedway la semana pasada, es poco”, escribió en sus redes sociales.

“Era mi esperanza de que todo saliera bien y pudiera ser capaz de terminar la temporada fuerte en el No. 95 de Leavine Family Racing. Desafortunadamente, ese no es el caso.

“Fuera del auto estoy perfectamente saludable, me siento bien, y los doctores han determinado que no tengo problemas subyacentes de salud. Mi cuerpo no puede soportar periodos extensivos de tiempo en el auto y no pudieron controlar el radio de sudor para mantenerme lo suficientemente hidratado para prevenir cualquier daño permanente en mi cuerpo”.

Kahne, de 38 años de edad, explicó previamente que sus problemas de salud comenzaron a ser significativos hace 14 meses, pero su situación empeoró durante las 500 millas de Darlington, considerado uno de los óvalos más exigentes del calendario por las altas temperaturas en la región de Carolina del Sur durante el verano. A la mitad del recorrido, no era capaz de seguir hidratándose, mantener la vista atenta o controlar su ritmo cardíaco.

Al terminar, fue atendido en el Centro Médico del circuito, donde le recomendaron que no volviera a manejar hasta someterse a evaluaciones. Regan Smith ha sido su reemplazo en las últimas cinco carreras de Cup en el equipo Leavine Family Racing. Tras la prueba en el óvalo de Charlotte, y recibir la noticia, se despidió de sus aficionados que lo han seguido durante los últimos años.

“NASCAR ha sido un gran hogar por los últimos 15 años y le deseo al No. 95 lo mejor en las últimas carreras”, expresó. “Espero con ansias regresar a un auto sprint (de pistas de tierra) pronto. Con carreras mucho más cortas y habitáculos abiertos, no hay problemas con mi salud o hidratación en ese tipo de carreras”.

Kahne fue una de las promesas de Cup desde su incorporación de tiempo completo en 2004, convirtiéndose en la estrella principal de Dodge y Evernham Motorsports. Logró seis victorias en 2006 y se posicionó como favorito al título, aunque en la postemporada tuvo mala suerte y finalizó en octavo lugar. 

También tuvo un desempeño sólido en 2012, se conformó con la cuarta posición con Hendrick Motorsports, escuadra en la que se esperaba que fuera tan competitivo como sus coequiperos de entonces, Jeff Gordon, Earnhardt Jr. y Jimmie Johnson, pero no fue así. Este año firmó con la organización de Robert Leavine, pero solo ha conseguido un cuarto lugar como mejor resultado.

18 triunfos, 27 PP y 4678 vueltas lideradas en 529 participaciones son los números que deja Kahne en la categoría estelar de NASCAR; también sumó ocho victorias en la serie Xfinity y cinco en Camionetas.