Por: Alex Montiel
Mike “Rocky” Rockenfeller ganó dominantemente en la primera carrera de DTM en Rusia. En las últimas vueltas su compañero de Audi, el sueco Mattias Ekström bajó la diferencia hasta 1.3 segundos y venía con un ritmo espectacular, que sin duda con más vueltas en la competencia, habría peleado la punta con el alemán.

En tercera posición quedó el piloto brasileño de BMW, Augusto Farfus, quién logró mantener a raya a un motivadísimo Adrien Tambay, que a pesar de haber sido penalizado en pits, regresó con todo a la pista y se quedó a muy poco del podio.

No fue una buena carrera para Mercedes-Benz, ya que el mejor clasificado de la marca fue Gary Paffet con su quinto puesto, que si bien no estaba del todo satisfecho comentó sentirse feliz con el recibimiento de la afición rusa que llenó el circuito y disfruto de una buena tarde de DTM.

El campeón reinante, el canadiense Bruno Spengler, no tuvo una buena tarde ya que un toque temprano en la carrera, cortesía del piloto español Miguel Molina, lo relegó hasta las últimas posiciones de dónde no se pudo recuperar, ya que el daño al BMW negro mate fue severo.

La próxima carrera es el 18 de agosto en el circuito de Nürburgring.