FOTO: Dutch Photo Agency/Red Bull Content Pool

Sébastien Buemi continuará como parte de la familia de Red Bull Racing en 2019, siendo el octavo año consecutivo que ocupará el papel de piloto de reserva en la escudería austriaca.

El suizo, cuya aparición más reciente en un Gran Premio de Fórmula 1 fue en noviembre de 2011, se ha mantenido dentro de la firma de bebidas energéticas en caso de alguna eventualidad; aunque no ha sido llamado para reemplazar a alguno de los titulares, continuará auxiliando a Max Verstappen y a Pierre Gasly en la casa de Milton Keynes en el Mundial que iniciará en marzo.

“Si hay algo que ayuda a la búsqueda de rendimiento en un equipo cuando entra en una nueva etapa de competencia es la continuidad”, indica el sitio oficial de Red Bull Racing. “La habilidad de recurrir a un conjunto de habilidades con experiencia que puede definir experta y precisamente un camino a seguir es un atributo clave para acelerar el desarrollo, el ritmo de carrera y la potencia”.

“No hay mejor fuente de experiencia y continuidad que nuestro piloto de pruebas y reserva Sébastien Buemi, que en 2019 representará su noveno año como piloto de Red Bull Racing”, añaden.

Con ello, Buemi llegará a 16 años vinculado con Red Bull, ya que perteneció a su Programa de Pilotos de Desarrollo de 2004 a 2008; luego de cumplir su primera etapa como probador hace 11 años, se convirtió en titular en Toro Rosso, escuadra con el que permaneció hasta 2011.

Además, en 2019 se involucrará con tres de las constructoras japonesas más importantes: Honda, proveedora nueva de la organización austriaca, Toyota, que lidera el Mundial de Constructores en la clase LMP1, y Nissan, que disputa su primer campeonato en la Fórmula E.

“Sébastien continúa siendo un miembro altamente valioso del equipo Red Bull Racing y una vez más él ayudará a manejar al equipo hacia adelante en 2019”, se acota.