Compartir
FOTO; Porsche

Porsche batió el récord de vuelta del difunto Stefan Bellof en Nürburgring-Nordschleife con su 919 Evo híbrido. El dos veces campeón de las “24 Horas de Le Mans”, el alemán Timo Bernhard, bajó por casi un minuto el tiempo de vuelta de su compatriota que tuvo en 1983 en los 1000 km de Nürburgring, donde consiguió la posición de privilegio con un tiempo de 6m11.13s en el circuito Nordschleife que mide 20.824 km.

El viernes por la mañana Bernhard, quien es admirador de Bellof, superó su marca después de una sucesión de vueltas en la versión mejorada del Porsche 2017 LMP1 challenger, terminando con un tiempo de 5m19.546s.

“Este es un gran momento para mí y para todo el equipo; es la cereza en el pastel del programa 919. El Evo estaba perfectamente preparado y yo di el máximo en esta vuelta. Gracias a la carga aerodinámica, recorrí con el acelerador a fondo tramos donde nunca imaginé que se pudiera. Estoy muy familiarizado con la variante norte de Nürburgring, pero hoy tuve que aprenderlo de una forma nueva”, dijo.

Bernhard tuvo giros con tiempos de 5m31.899s. y 5m24.375s., a bordo de un auto que batió, en abril pasado, el récord del piloto de Fórmula Uno, Lewis Hamilton, en Spa-Francrorchamps en el GP de Bélgica de 2017.  

El 919 Evo tiene más potencia, tanto de su motor turbo convencional V4 como en su sistema de obtención de energía, dando un total de 1160 caballos de fuerza. Asimismo, tiene 50% más de downforce, un paquete aerodinámico más activo y el Sistema de Reducción de Arrastre (DRS) de F1 incorporado a su alerón trasero que le permite superar los 365 kph.

Tanto el tiempo más rápido de vuelta de calificación de Bellof en Nürburgring, con su Rothmans Porsche 956 Grupo C, como el obtenido en la carrera, de 6m16.85s. jamás habían sido superados.

Crédito: Autosport

La vuelta del clásico circuito de 20.824 km de Nordschleife se creó en 1983, luego de que se demolieran los fosos antiguos, así como la línea de salida y meta para la construcción del circuito del GP de Nürburgring.

El Nordschleife por sí solo fue usado para ciertas competencias de calibre internacional, como el Grupo C en mayo de 1983 y la ronda del Campeonato Europeo de Fórmula 2, un mes antes.