FOTO: Reale Avintia Racing

Es semana del GP de Aragón del MotoGP, por lo que los equipos afinan detalles y alineaciones para una nueva justa en el Mundial, como es el caso del Reale Avintia Racing,

Jordi Torres, piloto de MV Augusta en el Mundial de Superbike, debutará en la categoría estelar, sustituyendo tanto a Tito Rabat, quien continúa recuperándose de sus lesiones sufridas en Silverstone, como a Christophe Ponsson, quien corrió el GP de San Marino a inicios de mes.

“Realmente quiero intentar la motocicleta y ver cómo evoluciono”, declaró. “Sé que el campeonato tiene un nivel muy alto y en un fin de semana de carrera será difícil asimilar todas las cosas que necesitas para ser rápido, pero intentaré aprender tanto como sea posible y tomar ventaja de mi experiencia”.

Aunque también llega sin experiencia a la serie principal del MotoGP, el español de 30 años de edad participó en el Moto2 entre 2010 y 2014, acumulando 55 participaciones y ganando en el Sachsenring de Alemania en 2013, año en el que concluyó décimo en la tabla de posiciones; en el WSBK, fue quinto en el certamen de 2015. Para este fin de semana, tomará la motocicleta Ducati GP16 que montó Ponsson en Misano.

La decisión llega a expensas del francés, quien aseguró en los últimos días que había firmado un contrato de cuatro Grandes Premios con Avintia Ducati, pero a pesar de asegurar que se rompió el acuerdo porque “Dorna demandaba a un español” en la inscripción, la Comisión de Gran Premio, que reúne a representantes de la promotora de la categoría, FIM, la Asociación de Constructoras y la Asociación de Equipos Independientes, le negaron su participación.

En la competencia anterior, varios pilotos, entre ellos Cal Crutchlow y Marc Márquez, expresaron temor por la participación de un corredor sin experiencia; aunque no generó incidentes ni problemas, su ritmo fue muy lejano al del resto del contingente, finalizando la competencia a una vuelta del ganador. 

“El propietario explicó que la decisión fue en gran parte por Cal Crutchlow y Jack Miller, quienes insistieron y convencieron a otros pilotos de excluirme”, dijo. “Una combinación de decepción y disgusto me abruma, al punto donde estoy pensando si debería dejar el deporte”.

Rabat, en tanto, espera volver el mes entrante en Tailandia, aunque depende más del diagnóstico que indiquen los médicos a lo largo de su evolución.

“Poco a poco, ya hemos pasado la fase difícil, y ahora podemos hacer más ejercicios y a trabajar la flexibilidad. Lo más complicado de todo ya ha pasado y tengo ganas de volver a montarme en la moto”, comentó la semana pasada al sitio oficial de la serie.