FOTO: Jaanus Ree/Red Bull Content Pool

La temporada 2018 del DTM continúa recibiendo a varias estrellas de otras especialidades del deporte motor. Tal será el caso de Sébastien Ogier, quien será invitado de Mercedes AMG en la penúltima fecha del campeonato.

El pentacampeón de rallies y actual sublider del torneo correrá en el circuito de Spielberg, Austria, el 22 y 23 de septiembre, con el modelo C63 con el que la marca alemana ha ganado seis carreras en el certamen actual, aprovechando el descanso del WRC tras su evento en Turquía, que se disputará una semana antes. Su preparación comienza este martes en un test de dos días en Vallelunga, Italia.

“Esta es una experiencia muy excitante”, declaró. “El DTM es algo completamente nuevo para mi, pero estoy tratando de aprender tanto como es posible en cada vuelta. Lo veo como una oportunidad para ampliar mis horizontes de carreras y ganar más experiencia”.

Aunque será la primera vez en la que participa en una carrera de la serie, no será el primer acercamiento de Ogier con un turismo alemán: en 2013, manejó el Audi de Mattias Ekström antes del Rally de Alemania, mientras el alemán se subió al Volkswagen Polo R WRC, como parte de un evento organizado por su patrocinador Red Bull.

El mes pasado, dio tres vueltas al circuito austriaco en una versión taxi del Mercedes DTM junto con su esposa Andrea, presentadora de televisión alemana, como pasajera. En cuanto a carreras en circuitos, tiene experiencia en la Porsche Supercup, la F4 Francesa y el GT Masters. En su momento, manejó un auto de Red Bull Racing de Fórmula 1 en 2011.

Ogier ya prueba en Italia (FOTO: DTM)

“Un auto de DTM es obviamente más rápido. Por supuesto, no puedes esperar ser competitivo de inmediato como un participante invitado. Estoy esperando un fin de semana difícil en Spielberg, donde mi objetivo será mantenerme con los otros pilotos tan rápido como sea posible”, aseguró.

Así como Audi, mediante la participación final de Ekström con un vehículo adicional, y BMW con la presentación de Alex Zanardi en Misano a fin de mes, Mercedes recibió autorización de la categoría y sus constructoras rivales para añadir un séptimo auto a la parrilla.