Compartir
FOTO: FIA Formula E

La próxima campaña de la Fórmula E tendrá un sistema mejorado de calificación y penalizaciones de parrilla más estrictas para todo aquel piloto que sobrepase el número de elementos en su tren motriz.

Una serie de cambios se incluyeron en el reglamento de la FIA para la muy anticipada quinta temporada que dará inicio el 15 de diciembre en Riad (Riyadh), Arabia Saudita. El más importante implica el sistema de calificación, que pasará a consistir de cuatro grupos con un máximo de seis pilotos en cada uno, considerando que HWA será el equipo No. 11 en el serial y que aumentará el número de coches a 22.

El orden ya no será por sorteo, porque el segmento de la “Super Pole” tendrá a los seis mejores pilotos del grupo de calificación que lucharán por el primer sitio de salida. Los participantes seguirán ordenándose de acuerdo con su posición en el campeonato, pero los seis mejores tendrán la prioridad de ser los primeros en salir a pista.

Después, se determinará a los integrantes de cada grupo de acuerdo con cómo hayan terminado en la temporada 2017-18, que finalizará la próxima semana en Nueva York; en teoría, es un sistema que apela a la justicia, pero como expresó Lucas Di Grassi en México, abrir pista por lo general afecta el rendimiento en calificación.

Por otro lado, cada piloto, o su auto inscrito en caso de que haya cambios a lo largo del certamen, tendrá derecho a usar dos motores eléctricos, dos cajas de velocidades, dos convertidores y un juego de batería para todo el torneo; esto quiere decir que el “comodín”, que permitía cambiar alguno de estos componentes, se eliminará.

En lugar de que los pilotos pierdan 10 posiciones en la parrilla por exceder el número de esos componentes, perderán 20 para la siguiente carrera; si no se pueden aplicar, entonces tendrán que pasar por los fosos y se les aplicará una sanción en su tiempo final de carrera.

Otro tema incluye el sistema de regeneración de energía estará permitido para su uso a lo largo de la carrera, y el piloto ganador del Fanboost lo podrá utilizar cuando el ataque “hyperboost”, es decir, cuando se utiliza el modo mayor de potencia, es decir, sea activado. El reglamento establecerá que “el número de activaciones y duración del uso del modo de ataque serán determinados en cada carrera por la FIA debido a las características especiales de los circuitos” (lo segundo es vigente en la actualidad).

De acuerdo con Autosport, esta regulación difícilmente va a cambiar, aunque la FIA se ha mantenido flexible en cuanto al uso del sistema. El CEO de Fórmula E, Alejandro Agag, espera que el sistema tenga una duración de “ocho minutos” por carrera.

“La FIA decidirá antes de la carrera cuántas ventanas de oportunidad habrán, por lo que no es un número establecido, pero el ataque “hyperboost” tendrá una duración de ocho minutos”, describió. “En las pruebas previas a la temporada a mediados de octubre pondremos a prueba el sistema. Todos tendrán oportunidad de probarlo y así conocer cómo funciona. Queremos empezar con un sistema que funcione para el resto de la temporada, por eso es que lo probaremos antes”.

El reglamento también establece que el peso mínimo del auto con el piloto se elevará de 880 a 900kg y la obtención de información de los autos al equipo estará permitida cuando las baterías estén conectadas en el parque cerrado.

Por último, los equipos ya no tendrán acceso a un set de llantas “typhoon” de lluvia extrema antes de la temporada, y cada piloto recibirá cuatro sets de neumáticos delanteros traseros para cada carrera. Una llanta trasera y delantera del evento anterior ya no será necesario usarlas para las siguientes rondas.