FOTO: Dan Istitene/Red Bull Content Pool

Red Bull Racing y Honda defenderán su victoria en el Gran Premio austriaco de Fórmula 1 utilizando un motor y elementos diversos con mejoras.

Ya que las reglas actualizadas de la serie controlan, mas no impiden, el desarrollo de elementos aerodinámicos, era de esperarse que los equipos aprovecharan uno de los “comodines” que el reglamento otorga para modificar componentes.

Las normas se refuerzan en el desarrollo de motores, ya que se pueden hacer cambios para mejorar la confiabilidad de los mismos, pero una sola versión deberá usarse durante el año.

Por ello, los coches de Max Verstappen y Alex Albon montarán la que originalmente era la segunda especificación de las unidades.

“Tenemos una actualización del motor, mientras esencialmente introducimos lo que habría sido el motor número dos, que se convierte en nuestro primer motor”, comentó Christian Horner, director del equipo.

VER: Los Mercedes serán negros en 2020

“Mientras vamos a nuestro segundo año de nuestra relación con Honda, se siente mucho más integración dentro del equipo. Disfrutamos de una gran temporada de debut con Honda ganando tres carreras, y claro que ahora buscamos construir sobre eso”.

“Ellos son ambiciosos, comparten las mismas ambiciones que nosotros, han estado trabajando muy duro durante la temporada baja y, por supuesto, llegan este año con expectativas más altas”.

Asimismo, los modelos RB16 integrarán elementos que ya se habían desarrollado en su fábrica de Milton Keynes antes de que la pandemia de la COVID-19 obligara a un cierre de fábricas de más de dos meses.

Esto supone el motivo principal para que Albon realizara, la semana pasada, un día de filmación con el auto 2020 en Silverstone, en la que se obtuvo toda la información posible mientras se usaban los 100 kilómetros permitidos de recorrido. 

“En todos los aspectos del auto se ha trabajado mucho y ha sido una carrera contrarreloj para obtener esas actualizaciones en el auto desde la reapertura de la fábrica a principios de junio”, aseguró Horner.

“Todas las actualizaciones que estaban en fila antes del cierre, más lo que hayamos aprendido después del cierre, se han implementado en el auto, por lo que hay ajustes sutiles en todo el auto como parte de ese proceso de actualización”.