FOTO: Arturo Vega

La FIA ha pedido a los equipos de Fórmula 1 información sobre el uso de lubricantes en sus motores, en la acción más reciente para garantizar que no se quema aceite para mejorar el rendimiento.

Rumbo al Gran Premio brasileño, el organismo emitió un boletín técnico que reitera las instrucciones anteriores que prohíben la quema de líquidos para obtener alguna ventaja. Además, solicitó que cada equipo comparta detalles como la designación, especificación y cantidad de lubricantes en sus motores.

Esto le dará a la Federación una referencia en caso de alguna verificación relacionada con el uso de lubricantes en el futuro. No se dirigió a ningún fabricante o equipo específico, pero esto se produce en un momento en el que los rivales de Ferrari mantienen bajo escrutinio a la casa italiana, ante su ventaja en el desempeño de calificación durante la segunda mitad del Mundial.

Al menos un equipo se acercó a la FIA hace varias semanas, buscando aclaraciones sobre la legalidad de las prácticas que pensaron que podrían estar detrás mientras obtenían un impulso de poder en la calificación.

Una teoría era que una fuga del intercooler, con el cual Ferrari usa aceite a diferencia de sus competidores, permitiría que una cantidad pequeña de vapor de aceite se convierta en parte del proceso de combustión del motor.

El reglamento técnico de la FIA establece que los sistemas de enfriamiento no deben “utilizar intencionalmente el calor latente de vaporización de ningún fluido, con excepción del combustible para el propósito normal de la combustión en el motor”.

La Federación ha recibido solicitudes varias sobre ciertos diseños y prácticas de motores que pueden ser ilegales, a medida que los equipos intentan aclarar qué está permitido y qué no.

Antes del Gran Premio estadounidense, se le indicó a los equipos que los esfuerzos específicos para explotar las regulaciones del flujo de combustible serían ilegales.

Max Verstappen fue muy crítico después de ese evento, enfureciendo a Ferrari cuando afirmó que su caída en el rendimiento había sido un resultado directo de la directiva de flujo de combustible. Hoy jueves, el holandés aplaudió la segunda medida y enfatizó que los equipos ahora saben lo que es legal.

Cuando Autosport le preguntó si estaba contento de ver las directivas técnicas, dijo: “Sí, es bueno. La FIA definitivamente está por encima y ahora está muy claro para todos lo que está permitido y lo que no está permitido”.

“En general, siempre es bueno que la FIA esté por encima de todo. Pero son regulaciones muy complejas con todo. Así que no es el trabajo más fácil estar al tanto de todo de inmediato, porque son muchas reglas”.