Kubica probó un E20 2012 en Valencia en junio, su primera aparición en F1 desde que sufrió una lesión severa de su mano derecha y brazo en un accidente de rally en febrero de 2011. Su actuación llevó a Renault a confirmar una segunda prueba en Paul Ricard, que se cree que ocurrió el miércoles de esta semana.

“Él es un tipo que tiene carácter y emoción, pero en esa circunstancia particular, tenemos que poner la emoción de un lado – a todos nos encantaría verlo sucediendo – y adoptar un enfoque muy pragmático acerca de la situación”, dijo Abiteboul durante el fin de semana del Gran Premio de Austria.

Kubica todavía debe conducir un coche de F1 moderno, turbo-híbrido, ya sea en la carga aerodinámica anterior o la actual. Abitbeoul admitió que Renault no podía “esconder” su participación con Kubica, pero dijo que estaba tomando las cosas “paso a paso”.

“Queremos ser claros sobre el hecho de que está probando, no es necesariamente que si la prueba es positiva, estará conduciendo para Renault el próximo año. Las cosas son un poco más complejas que eso”, dijo. “Debe tener también alguna fisioterapia involucrada, algunos controles médicos, sólo para asegurarse de que todo está bien. Y quién sabe, si la prueba es positiva, y los próximos pasos son positivos, tal vez podría terminar en un coche de F1”.