FOTO: Scuderia Ferrari

Ferrari reveló al mundo el modelo SF1000 con el que competirá en el Mundial 2020 de Fórmula 1.

El Teatro Romolo Valli de la ciudad italiana de Reggio Emilia fue el escenario del lanzamiento del auto nuevo, cuyo nombre representa los mil Grandes Premios a los que llegará el equipo en el Gran Circo durante este año.

El monoplaza en cuestión mantiene una presencia destacada de la iniciativa “Mission Winnow” del patrocinador principal Philip Morris International, mientras que el diseño de color no presenta muchos cambios, 

Pero en lo técnico, generará mucha más carga aerodinámica gracias a su diseño más estrecho, es decir, que el monocasco, unidad de potencia y caja de cambios serán más pequeños, dentro del conjunto de “conceptos extremos” que se implementaron, de acuerdo con Mattia Binotto, director del equipo.

Además, se trabajó en una flexibilidad mayor en las suspensiones, para que en suma haya menos problemas en los cambios de características de los circuitos del Mundial.

“Claramente va a ser un año interesante, una competencia dura, una temporada larga”, afirmó el Director Ejecutivo de la compañía, Louis Camilleri.

“Pero también es una temporada importante porque en paralelo tenemos que crear y desarrollar un auto completamente nuevo, de acuerdo con las reglas que regirán a la F1 en 2021 y más allá, entonces el equipo estará muy, muy ocupado”.

“Tengo toda la confianza en nuestras mujeres y hombres, su creatividad, su disciplina y determinación y, sobre todo, la ética de trabajo que han tenido antes, que es el sello distintivo de esta empresa, que nos inculcó nuestro fundador, Enzo Ferrari”.

“Mattia y su equipo están haciendo un gran trabajo y esperamos éxitos en el futuro”.

El SF1000 será conducido por Charles Leclerc y Sebastian Vettel. El monegasco extendió su contrato con la Scuderia hasta fines de 2024, mientras el acuerdo actual del alemán expira a fines de este año.

Ambos se combinaron para registrar tres victorias y nueve PPs en 2019 con el SF90, pero no fueron lo suficientemente competitivos como para luchar por el título, algo que se esperaba después de una pretemporada sólida.