FOTO: Ferrari Press Office

Esta semana, las fábricas de Ferrari en Maranello y Módena reiniciaron actividades de producción de manera escalonada, en línea con el programa “Back on Track” que se anunció esta semana.

El primer vehículo que salió de las líneas de la Serie Especial, después de siete semanas en las que su procesamiento se suspendió, con pocas horas restantes en su finalización, fue un Ferrari Monza SP2 con colores negro y gris.

En los días siguientes, un 812 GTS en color Grigio GTS y un F8 Tributo en color Rosso Corsa estuvieron entre los primeros coches completados en las líneas de 12 y 8 cilindros.

Los modelos nuevos están listos para entregarse a sus propietarios, en Estados Unidos, Alemania y Australia, respectivamente, y finalmente salir a las calles.

El programa “Back on Track” (“De Regreso en Pista”) que la compañía puso en marcha incluye prácticas de trabajo nuevas, que tienen como objetivo proteger la salud y el bienestar de sus empleados durante la pandemia de coronavirus.

Esto incluye la modificación reglas para compartir áreas comunes, la reorganización de esas áreas y pruebas serológicas voluntarias (de anticuerpos) que iniciaron en las últimas semanas.

Antes de reanudar la producción, Ferrari también realizó sesiones de capacitación para sus trabajadores, con el objetivo de explicar las medidas nuevas de precaución y seguridad. Dichas sesiones tuvieron lugar la semana pasada.

La casa italiana sigue los pasos de Porsche, Audi y Volkswagen, que reanudaron labores, también de forma escalonada, en fábricas alemanas específicas durante las dos últimas semanas.

Ford y General Motors también planean reiniciar la producción de autos el 18 de mayo en Estados Unidos de manera gradual.