FOTO: Rudy Carezzevoli/Getty Images for Red Bull Content Pool

El futuro de Honda en la Fórmula 1 encuentra complicaciones por la presión financiera que tiene la compañía debido al proceso de electrificación.

Las restricciones regulatorias sobre la cantidad y el tipo de automóviles que utilizan gasolina y diésel que pueden vender están cambiando las condiciones comerciales que enfrentan los fabricantes mundiales de coches.

Las legislaciones locales obliga a las fábricas a cambiar su filosofía hacia el desarrollo de vehículos eléctricos, pero la inversión requerida es mucho mayor y los márgenes de ganancia, menores.

La situación se complica aún más porque los gobiernos de todo el mundo están anunciando la prohibición y venta de automóviles de gasolina, diésel e híbridos, a más tardar para 2040.

En este contexto, Honda tiene compromiso con la F1 hasta fines del año próximo, después de extender su contrato con Red Bull y AlphaTauri por una sola temporada.

Sus ejecutivos admitieron que el problema principal que rodea su futuro no son los resultados que logra en la F1, sino la forma en la que los problemas más amplios para el mercado mundial afectan sus finanzas.

“Estamos hablando con Red Bull sobre la continuidad después de 2021”, dijo a Autosport el Director Gerente de F1 de Honda, Masashi Yamamoto.

“Pero lo otro que debemos considerar es que toda la industria automotriz enfrenta una situación muy difícil debido a la electrificación”.

“Muchas empresas tienen que invertir mucho, por lo que tenemos que pensar en el lado comercial y en la eficiencia con que podemos ejecutar el programa. Ese es el punto”.

Masashi Yamamoto (FOTO: Mark Thompson/Getty Images for Red Bull Content Pool)

Los comentarios de Yamamoto se producen semanas después de que el miembro no ejecutivo de la junta directiva de Renault, Alain Prost, expresara su temor sobre las restricciones gubernamentales y lo que las compañías de automóviles podían hacer.

“No sabemos siquiera qué tecnología vamos a tener en los próximos 10 años en la industria del automóvil”, dijo el francés.

“Hay mucha reglamentación estúpida en marcha. Vamos a matar a la industria del automóvil en Europa. Es absolutamente estúpido”.

Si bien el cambio forzado a autos eléctricos podría hacer que la Fórmula E sea más atractiva para fabricantes como Honda a corto plazo, Yamamoto dijo que la F1 sigue siendo la prioridad.

“Obviamente estamos interesados y estamos continuando y recopilando la información”, dijo. “Pero por el momento nos centramos en la F1 y no tenemos ningún plan para participar en la Fórmula E.

“Tenemos que enfocarnos en la F1”.