Al actualizar la gama Hellcat de su modelo Challenger, la marca Dodge introdujo la versión RedEye, cuyos 800 caballos de fuerza lo convierten en un auto que debería ser ilegal.

¡Conócelo en la prueba de manejo que Víctor Ortíz realizó con este “muscle car”!