FOTO: NASCAR Media

A Austin Dillon le bastó con liderar 22 de las últimas vueltas de la Texas 500 para terminar con su sequía de victorias en Copa NASCAR y, de paso, liderar un 1-2 de Richard Childress Racing.

Una bandera amarilla que generó un accidente de tres autos le permitió al conductor del icónico auto No. 3 jugar con la estrategia al no cambiar neumáticos en la última detención en fosos, por lo que pasó al frente del grupo.

Después, Dillon contuvo a su coequipero Tyler Reddick, quien tampoco cambió neumáticos, en tres reinicios adicionales, el último a dos giros de la conclusión, para apoderarse de la bandera a cuadros.

VER: Resultados

El de Texas es el tercer triunfo de Austin Dillon en su carrera en Copa y el primero en eventos puntuables desde las “500 Millas de Daytona” de 2018, hace 88 carreras. También es el décimo vencedor en la campaña, que lo califica a los playoffs.

Además, la agrupación de Childress no conseguía un 1-2 desde que Clint Bowyer superó a Jeff Burton por 18 milésimas en Talladega, en octubre de 2011.

Joey Logano finalizó en tercero, adelante de Kyle Busch, quien sobrevivió al caos para remontar desde la 17º posición en 100 vueltas.

El campeón reinante de la serie se involucró en un accidente múltiple, en el que Ryan Blaney arrinconó a la parte frontal del grupo en la línea de meta y, al no haber espacio, Aric Almirola se llevó puesto a Martin Truex II.

Busch se fue por el pasto a más de 270 kph y de milagro no dañó la nariz de su auto, pero ni su coequipero Truex, Ricky Stenhouse II, Cole Custer y Ryan Preece no corrieron con la misma suerte y abandonaron. Doce autos tuvieron cierto tipo de daño.

Blaney, ganador en las Etapas 1 y 2, se encaminaba a una victoria estratégica porque adelantó su última parada en fosos; sin embargo, un accidente entre Quin Houff, Matt DiBenedetto y Christopher Bell, que derivó en la táctica ganadora de Dillon, lo colocó con un giro de desventaja.

Aunque la sucesión posterior de encadenamientos le permitió recuperarlo, el integrante de Team Penske finalizó séptimo, en tanto que Almirola, quien sufrió una sanción al principio del evento, fue 10º.

El mexicano Daniel Suárez cruzó la meta en 23º lugar, con cinco giros de déficit, en una jornada en la que luchó contra la falta de adherencia en su máquina No. 96 y fue penalizado con una vuelta por una infracción en fosos.

La carrera, que fue la 18º puntuable del año, se desarrolló con aficionados, ya que el gobierno estatal permitió la asistencia de hasta el 50% de su capacidad.

La próxima carrera de Copa será el jueves 23 de julio en Kansas; no habrá acción el domingo entrante.