FOTO: Germán Muñiz

Después de una de las peores temporadas de su historia, Yamaha tendrá un líder de proyecto nuevo para el Mundial 2019 del MotoGP.

Kouji Tsuya ha dejado la posición de Director Técnico, la cual ocupaba desde 2017, a favor de Takahiro Sumi, quien hasta ahora tuvo la encomienda de desarrollar el modelo YZR-M1 con el que compiten Valentino Rossi y Maverick Viñales, consecuencia de otra temporada en la que la operación oficial atravesó problemas de competitividad.

Inconsistencia en áreas como el motor, aceleración y electrónica, junto con accidentes en ocasiones múltiples, dieron como resultado la sequía más larga de triunfos en más de 20 años (25 GPs), una sola victoria en la cuenta (cortesía de Viñales en Australia) y la tercera ubicación de la marca en el Mundial de Constructores.

El punto más bajo de 2018 fue Austria, donde Tsuya ofreció disculpas públicas hacia sus pilotos por no proporcionarles un paquete que les permitiera luchar por victorias; en esa fecha, así como en Aragón y Valencia, Rossi se anotó sus peores posiciones de salida en casi dos años.

“Estoy seguro de que hemos mejorado con respecto a la moto del año pasado, especialmente en el motor y la aceleración. Nuestro objetivo para el próximo motor es hacerlo más suave sin perder velocidad”, comentó en su última entrevista publicada

Yamaha hará su presentación oficial el 4 de febrero en Jakarta, Indonesia, pocos días antes de la ronda de pruebas en Sepang; los colores serán radicalmente distintos, ya que Monster Energy reemplazará a Movistar como patrocinador principal.