Rossi (FOTO: Yamaha MotoGP)

Los pilotos y directivos de Yamaha alcanzaron los encabezados durante el Gran Premio de Austria del MotoGP, aunque para desgracia de los fanáticos de Valentino Rossi, no fue por el resultado de la competencia.

El italiano rescató el sexto lugar durante la jornada en el circuito de Spielberg, a pesar de no pasar el corte de la primera fase de la calificación y arrancar en 14°, su peor ubicación en la parrilla en casi dos años, confirmando el pronóstico de un fin de semana difícil por la falta de velocidad, tracción y efectividad en el sistema electrónico de su YZR-M1.

Maverick Viñales tampoco brilló, luego de iniciar en 11°, volver a tener una mala arrancada en la que perdió aún más terreno y apenas avanzar hasta la 12° colocación; una semana antes, en Brno, no fue factor en las prácticas y se accidentó en la primera vuelta. Así, el equipo llegó a 21 Grandes Premios consecutivos sin victorias, una de las sequías más extensas en más de 20 años.

Tras la actividad del sábado, llamó la atención la comparecencia ante los medios del líder del programa de la constructora japonesa, Kouji Tsuya, en la que expresó sus disculpas hacia sus dos pilotos por no proporcionarles el paquete que les permitiera luchar por victorias, además de que el español también tuvo un problema con un sensor que perjudicó su resultado del sábado.

“Tenemos que disculparnos con los pilotos por el desempeño menor y desempeño en aceleración en este momento”, dijo.

“Sabemos que esta pista es difícil para nosotros, porque no pudimos alcanzar la entrega de potencia adecuada para los pilotos. Así que es por eso que tal vez fue el peor resultado de calificación para nosotros”.

En una época en la que Marc Márquez es el dominador de la categoría estelar, la consistencia de Rossi y Viñales han mantenido a Yamaha en las primeras posiciones, al grado de compartir el subliderato general en gran parte del certamen, aunque el resultado en Austria, sumado al 1-3 de Jorge Lorenzo y Andrea Dovizioso, dejó a la marca en tercera ubicación en los Campeonatos de Equipos y Constructores.

Aunque los resultados no han sido tan irregulares, las declaraciones de Rossi durante toda la semana, en la que previó un desempeño complicado en una pista dependiente de la velocidad, quizá fueron el detonante para que Tsuya saliera a expresar sus disculpas, reflejando la lealtad que se le ha mostrado al multicampeón en esta segunda etapa de asociación, caracterizada por tres subcampeonatos.

A fin de cuentas, Rossi cerró el fin de semana exhortando de nuevo a sus ingenieros que se encuentren las mejoras lo antes posible, si es que no quieren que la sequía siga extendiéndose.

“Le doy las gracias por las disculpas, pero lo importante es que podamos hacer que la moto funcione”, expresó después de la competencia.