El director del equipo Haas de Fórmula Uno, Gunther Steiner, cree que Carlos Sainz II se vio ridículo al culpar la visibilidad escasa de sus espejos por su choque con Romain Grosjean y Felipe Massa en el Gran Premio de Canadá.

Sainz chocó con Grosjean, quien a su vez se estrelló con Massa en la primera vuelta en Montreal, pues el español no se dio cuenta que el Haas estaba junto a su Toro Rosso cuando llegaban a la chicana de la Curva 3/4.

Sainz argumentó que Grosjean estaba en un punto ciego y que la combinación del tamaño de los espejos y las alas inferiores traseras de los autos Fórmula Uno 2017 han producido un problema de visibilidad.

Pero Steiner desestimó esa explicación: “Si él sabía que eran demasiado pequeños, debieron cambiarlos. Ese no es nuestro problema. Es una excusa muy sosa. No puedes decir: ‘¡Oh, mis espejos son demasiado pequeños y no puedo ver, pero sigo usándolos!’”