Compartir

Rubén nació en una familia de automovilismo, pues su padre homónimo, además de piloto ocasional, fue durante muchos años el hombre de confianza del antiguo piloto convertido en promotor, Michel Jourdain –organizador de la Super Copa Telcel SEAT-. y sigue ligado a las carreras en diversos aspectos organizativos. Así, Rubén ha pasado gran parte de su vida en las pistas y en el mundo que las rodea, al principio como espectador, para irse volviendo al paso de los años, en un protagonista en las mismas.

Se inició en el kartismo a los siete años de edad en 1994 y corrió durante varias temporadas en los campeonatos nacionales e incluso en los artesanales midgets que se armaban en el paddock del autódromo capitalino, donde se codeó con pilotos que podían ser sus abuelos. Fue en el 2000 cuando debuta formalmente en la Copa Neón donde correrá las siguientes tres temporadas, participando además en las series Pick Ups, en 2003 y 2005, y Mustang, en 2002 y 2004.

En 2006 conjunta todo y queda subcampeón en la antigua Neon, ahora T4 y preliminar de la NASCAR México, lo cual le vale subir a la serie estelar en 2007 con el equipo Junker, uno de los chicos de la categoría. Una campaña intensa sobreviene y Rubén sorprende al quedar séptimo absoluto.

Siempre al pendiente del talento joven, la Escudería Telmex lo ficha para la campaña 2008, donde corre al lado del que sería campeón, Toño Pérez, y no desmerece pues obtiene su primer triunfo. Al año siguiente muestra su gran velocidad al capturar cuatro posiciones de privilegio y otro triunfo, con lo cual queda séptimo, sitio que mejora en 2010 alcanzando el sexto lugar general tras conseguir otras dos victorias.

En 2011 es un claro contendiente con cuatro podios y 11 resultados entre los 10 primeros, regularidad que le da el cuarto puesto al final del año. Por ello, 2012 es un año en el cual todo está listo: auto, piloto, experiencia, equipo, velocidad, y no habrá excusas para no dar el paso rumbo al ansiado título.