Compartir

El proveedor de combustible de Red Bull, ExxonMobil, pretende introducir una actualización en el Gran Premio de Gran Bretaña mientras el equipo busca mejorar el rendimiento de su motor Renault.

En el Gran Premio de Azerbaiyán Max Verstappen estaba preocupado por el rendimiento de su motor, pues podría quedarse lejos del éxito en 2018.

Con esto en mente, Red Bull está buscando a ExxonMobil, -que a través de sus marcas Mobil 1 y Esso se convirtió en el socio oficial del equipo de combustible, lubricante y motor de aceite para esta temporada-, para lograr mejoras en el rendimiento, durante el siguiente GP de Silverstone.