Compartir
FOTO: Chris Owens/IMS, LLC Photo

Pocas veces se podrá encontrar a un piloto joven con tanta determinación y hambre de ser el mejor como Patricio O’Ward.

Con apenas 19 años, el actual participante de la Indy Lights vive uno de sus momentos de plenitud más destacados de su trayectoria, que ha incluido series como IMSA, la F4 Francesa y NACAM, junto con el Camino a Indy, en el que hoy es una de las estrellas más prometedoras. Él mismo identifica sus capacidades, lo que le ayuda a visualizar mejor sus objetivos que no solo le está ayudando para llegar a la IndyCar, sino también para trascender en la representación mexicana en el extranjero.

“Si estás en este deporte y quieres ser igual que alguien, no vas a llegar a ningún lado. Quiero ser el mejor mexicano que haya en el automovilismo después de mi carrera”, dijo.

Sentado en uno de los coches de golf, aprovechando un descanso en la actividad de la Freedom 100, la carrera más importante de la serie de desarrollo de Indy Lights, el regiomontano platicó con FastMag sobre su temporada, la cual ha calificado “de ensueño”, gracias a la superioridad que ha impuesto en varios momentos, en diferentes circunstancias, con un equipo de la talla de Andretti Autosport.

Tres victorias en las primeras cuatro competencias, una en las calles de St. Petersburg y dos en el autódromo de Barber, Alabama (en piso seco y bajo la lluvia), le permitieron establecer una importante ventaja en la puntuación, aunque la visita al circuito mixto de Indy fue su punto más bajo, al terminar en cuarto y séptimo lugar.

Después llegó el afamado óvalo, donde a pesar de ser contendiente, finalizó en segundo, a 28 milésimas de su coequipero Colton Herta, quien alcanzó a ligar cuatro triunfos consecutivos y, con la primera mitad del calendario completa, ocupa el liderato general con ventaja de 17 unidades.

Pero a diferencia de 2016, cuando inició su etapa en Estados Unidos en la Pro Mazda, O’Ward afirma que la experiencia y madurez que ha acumulado con el tiempo, y que le ha merecido reconocimiento en el medio, es lo que le permite tener confianza para decir que si todo sale a la perfección, este puede ser el año que lo catapulte a las ligas mayores.

“Mi papá me ha visto a mí madurando mucho, en Pro Mazda estaba bastante chico y este año no tengo de otra, quiero y tengo que ganar el campeonato para estar en IndyCar y empezar una carrera allá y tener una buena”, expresó.

“Si a mí me dan el auto, no me ganan. Mi ingeniero y yo nos hemos comunicado muy bien, y él sabe que si tenemos un carro que yo lo pueda manejar muy bien y me gusta, no nos tocan”.

“Andretti me dio una super buena oportunidad y quiero sacarle el mayor provecho porque es un año para hacerlo, y es este”.

“Pato” es piloto de Andretti Autosport (FOTO: Joe Skibinski/IMS, LLC Photo)

O’Ward, quien ganó el campeonato de la extinta clase Prototype Challenge (PC) de IMSA en 2017 y sorprendió a más de uno al calificar en cuarto lugar en las “24 Horas de Daytona” con un ORECA 07, se concentra ahora en la segunda mitad de temporada, que terminará en los primeros días de septiembre.

Si todo sale a su favor, puede hacerse acreedor al campeonato y a una beca de un millón de dólares que le ayudará a inscribirse en tres carreras de IndyCar en 2019, incluyendo las “500 Millas de Indianápolis”. Aunque es necesario apoyo financiero adicional, los logros que ha alcanzado en tan poco tiempo pueden contribuir a construir un proyecto a largo plazo con la serie en nuestro país, un sueño que se ha trazado y que tiene mucho potencial para atraer a más aficionados, dado el espectáculo y atractivo en los autos.

“Quiero ayudar a promover un poco para que regresemos a México porque yo sé que los aficionados en México, no hay nada como eso. Me encantaría poder llevarlos, o mínimo ayudar en animar a la gente de IndyCar a ir allá para que fuera uno de los mejores o el mejor evento del año”, aseguró.

“IndyCar está subiendo, y me da mucho gusto, pero quiero ayudar a que suba todavía más, que estuviera muy padre que los patrocinadores vuelvan a como estaban en los 90, cada año viene más y más gente a las carreras, eso es bueno, pero entre más gente podamos enseñarle lo que es el deporte, lo que es IndyCar… en mi opinión, es el campeonato más difícil de ganar en todo el mundo”.

“En sí el campeonato va bien y sé que va a seguir subiendo y ojalá en unos años sea de los mejores campeonatos del mundo, y me encantaría ir a México, ir a Australia, ir a mínimo a una en Europa y que el campeonato se abra más al extranjero, a lo internacional, y creo que va a dar mucho más nombre a IndyCar”.

Lee el perfil completo de O’Ward y el resto de los pilotos mexicanos en el Camino a Indy en tu revista FASTmag de julio. Descárgala gratis en nuestro sitio o adquiérela en Sanborns.