FOTO: Alfa Romeo Sauber F1 Team

Se han visto muchos aspectos buenos y malos en el Campeonato Mundial de Fórmula 1, pero el Gran Premio de Mónaco dejó la sensación de tener el nivel más bajo de calidad en todo el año.

Más de un piloto expresó su decepción por la falta de espectáculo en las calles de Montecarlo, producto de la poca cantidad de rebases en pista (a excepción de Max Verstappen) y lo ancho de los monoplazas, además de la presentación de los neumáticos hiperblandos que, en lugar de diversificar las estrategias, provocó que los primeros lugares efectuaran un solo ingreso a fosos, para así completar el recorrido con los ultra o superblandos.

“Probablemente fue la carrera más aburrida”, expresaba Fernando Alonso. Sergio Pérez no fue tan enérgico con su comentario, pero utilizó el mismo término y Lewis Hamilton pidió cambios al diseño del circuito y al formato de los eventos estelares, resaltando el método de “etapas” que la NASCAR adoptó el año pasado.

Lo cierto es que, al no haber situaciones que requirieran la aparición del Auto de Seguridad, por segunda vez consecutiva en el año se volvió a demostrar la dependencia de incidentes para tener intensidad en un Gran Premio y, aunque el auto más dominante logró el triunfo tanto en España como el domingo, habrá que esperar al Gran Premio de Canadá, en dos semanas, si el nuevo compuesto tiene mayor influencia en el desarrollo de la carrera.

“Porque (Mónaco) es un circuito estrecho, tú eres capaz de tomar ventaja mientras vas lento. Hubo veces en las que estaba navegando pero, sabes, el circuito te permite hacerlo porque es difícil rebasar, pero no creo podamos mantener ese tipo de ritmo en un circuito como Montreal”, comentó Ricciardo.

“Creo que (el neumático) es más dependiente del circuito, pero estoy complacido de que estarán llevando los hiperblandos de nuevo. Cuando nos detuvimos temprano, pensé que hasta se vería una carrera de dos paradas, pero obviamente pudimos controlar el ritmo. Pero como dije, en un circuito diferente creo que hoy probablemente sería (una carrera) de dos paradas”.

De destacar además que solo tres pilotos no hicieron uso del neumático con la banda lateral rosada, siendo Marcus Ericsson quien tuvo el mejor resultado, al ser 11º.