Compartir

Haas recibió un pase libre para reparar el coche gravemente dañado de Romain Grosjean después de su impacto de 17 fuerzas de gravedad con las barreras en la práctica del Gran Premio de Malasia.

Su coche saltó a través de la trampa de grava y se estrelló contra las barreras de neumáticos, sufriendo daños significativos. Debido a la naturaleza única del choque, que ni el equipo ni el conductor eran responsables, Haas solicitó tiempo adicional para arreglar el coche más allá de los límites del toque de queda. La FIA concedió el permiso como un caso de “fuerza mayor”.

Hablando sobre su accidente, Grosjean dijo que no se había dado cuenta de que algo estuviera mal hasta que su coche ya estaba fuera de control e iba hacia la barda. “Cuando vi las imágenes un poco más tarde con el desagüe saliendo y golpeando los neumáticos, entendí lo que pasó”.

“Hay daños en el coche, lo que es un poco una lástima, pero creo que lo más importante es que estoy bien y se resolverá para mañana”, dijo Grosjean.