FOTO: ISC Images/Getty Images for NASCAR Media

David Pearson, una de las estrellas más respetadas de la comunidad de la NASCAR en Estados Unidos, falleció este lunes a los 83 años de edad.

El originario de Spartanburg, Carolina del Sur, compitió en la categoría estelar de la especialidad de 1960 a 1986, ganando 105 competencias, 113 PP y tres títulos (1966, 1968 y 1969), pese a que nunca cubrió un calendario completo, recordando que en esa época se disputaban hasta 48 eventos por año. Richard Petty es el único que lo supera en los rubros de triunfos y posiciones de privilegio hasta hoy.

Pearson quizá es el piloto más representativo que haya pasado por el equipo Wood Brothers Racing, con el que sumó 51 PP y 43 victorias en siete temporadas al volante del icónico No. 21, incluyendo las “500 Millas de Daytona” de 1976, carrera recordada por su accidente con Petty en los metros finales de recorrido. Ambos terminaron en las primeras dos posiciones en 63 carreras, con Pearson ganando 33.

“Siempre me han preguntado quién fue mi competidor más duro en mi carrera. La respuesta siempre ha sido David Pearson”, comenta Petty en un comunicado. “David y yo corrimos juntos a lo largo de nuestras carreras y luchamos entre nosotros para ganar, la mayoría de las veces terminamos primero o segundo el uno contra el otro”.

“No era una rivalidad, sino mucho respeto mutuo. David es un piloto de Salón de la Fama que me hizo mejor. Él me presionó tanto como yo lo presioné en la pista. Nos hicimos mejores por ello”.

FOTO: NASCAR Media

Su eficiencia e inteligencia al volante de los autos de producción, junto con lo grisáceo de su cabello, le dieron el sobrenombre de “Zorro Plateado”. No solo eso, sino que ayudó a promover las competencias de la serie en la Unión Americana.

Entre las condecoraciones que se le otorgaron en los últimos 30 años destaca su inducción al “Salón de la Fama de NASCAR” en 2011, como parte de la segunda generación, al “Salón de la Fama del Deporte Motor” en Estados Unidos en 1993 y el “Salón de la Fama de la Prensa Asociada del Deporte Motor” en 1991.

Wood Brothers Racing confirmó la noticia en redes sociales, asegurando que “nosotros no estaríamos aquí hoy sin él; estamos pensando en toda la familia Pearson esta noche”.

A Pearson le sobreviven tres hijos: Larry (campeón de la actual serie Xfinity en 1986 y 1987), Ricky (quien ha sido ingeniero y gerente general en varios equipos de las series nacionales de NASCAR) y Eddie. Su esposa Helen Ruth murió en 1991.