FOTO: Volkswagen Motorsport

En menos de un mes, Volkswagen se apropió de dos de los eventos de ascenso de montaña más prestigiosos del mundo.

No conforme con convertirse en la marca productora del vehículo más rápido en la historia de la Subida de Pikes Peak, a finales de junio, la marca alemana llevó a su prototipo I.D. R al Festival de la Velocidad de Goodwood, donde este domingo impuso el mejor tiempo histórico para un auto eléctrico.

Con tiempo de 43.86 segundos, Romain Dumas dejó atrás el tiempo de 47.34 segundos que Jonny Cocker estableció hace cinco años con el Lola-Drayon B12 69/EV de 850 bhp.

“Goodwood es un evento absolutamente fantástico y estoy más que feliz de que ganamos frente a una afición tan grandiosa de entusiastas de deporte motor”, comentó Dumas.

“La pista de subida de la colina es corta pero a veces sucia y, por ello, definitivamente no debes subestimarla. En cualquier caso, es un gran honor manejar aquí en Goodwood. Conoces a tantos pilotos fantásticos, y los autos y motocicletas aquí reúnen un siglo de automovilismo”.

Este es el más reciente de los logros del Grupo Volkswagen, después del logro de Dumas en Pikes Peak y el de Timo Bernhard, quien con el 919 Hybrid Evo se quedó con la marca en Spa Francorchamps y el Nürburgring Nordschleife.

El récord absoluto en Goodwood sigue perteneciendo a Nick Heidfeld, quien con el McLaren-Mercedes MP4/13 de Fórmula 1 cronometró 41.6 segundos en 1999.