Aston Martin está en la mira de varios equipos de Fórmula 1 para convertirse en su proveedor de motor en 2021, según comentan fuentes allegadas la máxima categoría.

El fabricante de automóviles británico, que se convertirá en el patrocinador principal de Red Bull en 2018, está interesado en unirse a la F1, siempre y cuando se controlen los costos de producción y desarrollo.

El presidente y CEO de Aston Martin, Andy Palmer, dijo estar “entusiasmado” por la dirección que la F1  quiere tomar en 2021, en cuanto a unidades de potencia se refiere.  

El trabajo para crear el concepto de motor por parte de Aston ya comenzó, tras el reclutamiento de los ex jefes de los motores de Ferrari, Joerg Ross y Luca Marmorini. Red Bull sería un candidato obvio para convertirse en cliente, dada la relación con Christian Horner, lo anterior,  deja a pensar que su equipo junior pudiera unirse de igual forma, lo cual podría darle un giro a la sinergia con Honda.