FOTO: Mercedes AMG F1

Incluso Toto Wolff sabe que la diferencia que sus pilotos de Mercedes impusieron en la calificación del GP de Gran Bretaña fue de escándalo.

Las máquinas W11 de Lewis Hamilton y Valtteri Bottas fueron inalcanzables este sábado en Silverstone, ya que, mientras el británico superó por tres décimas al finlandés, implantó una diferencia de un segundo sobre Max Verstappen, quien se colocó tercero.

Bottas dominó las primeras dos fases de la sesión; en la segunda, le sacó 1.1s a Verstappen, quien quedó en tercero, pese al pronóstico optimista del holandés de Red Bull de que podría estar tan cerca como medio segundo detrás de la casa anglo-alemana.

“Supongo que no estamos haciendo muchos amigos nuevos”, afirmó Wolff. “Nuestro auto funcionó muy bien hoy, estaba realmente en su liga propia y el rendimiento muestra todo el trabajo inteligente que se le ha dedicado a él en las fábricas que se encuentran aquí”.

“Tanto Lewis como Valtteri realmente entregaron hoy también y pudieron extraer todo del auto- Podemos estar muy contentos con el resultado hoy, pero sabemos que los puntos se anotan mañana, y nuestros competidores lucharán duro”.

Anteriormente, Wolff había declarado que el dominio de su equipo, y particularmente de Hamilton, no era el motivo principal por el que la F1 esté viviendo en un periodo muy predecible, en función de resultados.

De lo que el austriaco sí es responsable es de que, con todo y la creencia de que no quiere dar por sentado el título, es el hecho de que la mentalidad y forma de trabajar del grupo a su cargo no se relaja.

”Podemos estar muy felices por el resultado de hoy, pero sabemos que los puntos se suman mañana y nuestros competidores darán una lucha dura”, expresó.

”Estamos determinados a darlo todo y cargar nuestro impulso hacia la carrera, esperando brindar un espectáculo bueno para todos los que nos apoyan desde casa”.