FOTO: Autosport

Aunque los promotores del Gran Premio de Miami lograron avances para organizar el evento, ahora encaran una demanda nueva por parte de la oposición local.

Los Comisionados de Miami-Dade empataron 6-6 en una votación en la que se determinó ya no será necesaria la aprobación, tanto de la ciudad de Miami Gardens como del Condado Miami-Dade, para planificar la carrera de Fórmula 1.

Sin embargo, la Comisionada Barbara Jordan, quien ha liderado una campaña en contra del proyecto, incitó a 13 residentes a presentar una demanda este jueves, citando la posible violación de medidas que se relacionan con el ruido excesivo que los autos generarán.

Previamente, Jordan intentó cabildear en la votación terminara en un resultado negativo, lo que hubiera eliminado a “las carreras de autos” dentro de la lista de usos permitidos para el Estadio Hard Rock.

Incluso, encabezó una protesta durante el Súper Tazón del futbol americano, a principios de mes, a las afueras del complejo.

El Gran Premio se ha enfrentado a la oposición severa de los residentes locales y forzó a los organizadores a diseñar un trazado que no requiera usar las vías públicas.

La votación le permite a los propietarios del estado a construir la pista dentro de sus terrenos, mientras el Alcalde de Miami-Dade, Carlos Gimenez, confía en que esta demanda no avance.

Bajo los términos acordados, ante las exigencias de los residentes, se hizo el compromiso de que las sesiones de prácticas se realizarían el viernes después del horario de escuela, reglamentario, es decir, las 3 PM (Hora Local).

Aún se planea que el Gran Premio se realice en mayo de 2021.