“Cinco ganadores distintos con el BMW M4 DTM muestran que logramos nuestra meta de 2015 de ser más competitivos en todos nuestros equipos” JENS MARQUARDT, DIRECTOR DEPORTIVO DE BMW.

En 2015 el DTM, o campeonato de turismos alemán, cambió su estilo e incrementó el número de carreras al hacer que hubiera dos por fin de semana, con distinta duración y calificación independiente. Se esperaba que la batalla se diera entre Audi y BMW por el título, y se dio, pero mientras los pilotos de ambas marcas se quitaban puntos, en el campeonato, Mercedes apostó a su probador de F1 Pascal Wehrlein y éste fue incrementando sus probabilidades hasta llenar el vacío con su presencia estelar y robarse el título, un poco como el hombre que inspiró su nombre.

Aunque en 2014 hubo 10 fechas sencillas, en 2015 estas se convirtieron en 9 fechas dobles, al perderse la carrera del Sachsenring. Tanto Audi como BMW como Mercedes tuvieron equipos para presentar ocho autos cada una, y de los 24 pilotos participantes 13 ganaron carreras, mientras 18 quedaron en algún podio y 14 sacaron PPs. ¿Paridad? Al máximo, y eso se reflejó en la pista con carreras llenas de acción e incluso alguna controversia por órdenes de eliminar a los rivales – dada Scheider de Audi, quien fue excluído de la segunda carrera en el RB Ring por ello y no participó en la siguiente fecha como castigo por sacar a los Mercedes de Wehrlein y Wickens– abiertamente.

Justamente en el fin de semana del RBR austriaco Wehrlein tomó la punta de DTM con su consistencia –quedó fuera de los puntos en dos ocasiones y la vez que fue chocado por Scheider– y la gente de Mercedes lo protegió ordenando a sus demás pilotos que lo dejaran pasar y cediéndole sitio al final de la carrera en forma muy obvia.

72-1

Mientras tanto Green se había apagado y fue el bicampeón Mattias Ekstrom, pero una actuación fatal en la penúltima fecha en el Nürburgring, lo condenó, mientras los Mercedes bajaban el ritmo en masa para permitir a Wehrlein quedar quinto con lo que sólo necesitaba cuatro puntos para coronarse en la final en Hockenheim

Exactamente eso fue lo que obtuvo en la primera carrera Pascal, un octavo sitio y un día antes de cumplir 21 años era el campeón más joven de la historia del DTM. Además es probador del equipo Mercedes de Fórmula Uno y su premio podría ser llevarlo a la categoría máxima en 2016. Y en la Carrera 2 de la final en Hockenheim BMW se aseguró de marcar suficiente puntos para obtener el título de marcas pese a que Audi barrió el podio. Y el año terminó con paridad: campeón de pilotos para Mercedes, de marcas para Audi y Audi el ganador del mayor número de triunfos y PPs.

“Si Audi tiene que ganar a choques un campeonato, yo diría que iniciaron una guerra grande” PASCAL WEHRLEIN.