En el GP de Japón tanto el equipo como los pilotos perdieron terreno en el campeonato pues Sebastian Vettel comenzó la carrera en segundo lugar, pero se vio obligado a retirarse pronto con un fallo de la bujía. Hamilton ahora se encuentra con 59 puntos sobre Vettel, mientras que Ferrari ha quedado detrás de Mercedes por 145 puntos.

El problema surgió después de que Vettel sufrió un fallo de motor en Malasia que le impidió hacer una vuelta cronometrada en la calificación, y Raikkonen sufrió un problema similar que le impidió comenzar la carrera. “Han sido dos veces que los coches están funcionando bien en la calificación y cuando salimos el domingo, encontramos algunos problemas”, dijo Kimi.

“Obviamente, no es nada de lo que esperamos, sale de la nada. No es agradable, tenemos bastante buena velocidad normalmente, pero si no terminas la carrera, no sirve de nada. Tenemos que ver por qué está sucediendo y arreglarlo”.

Raikkonen tuvo una mala primera vuelta en Suzuka, perdiendo cinco posiciones después de correr ancho al luchar contra el Renault de Nico Hulkenberg y después quedar en quinto lugar. Con cuatro carreras por delante y 100 puntos faltantes, la situación se ve complicada para los Ferrari.