Pirelli, el proveedor oficial de neumáticos para la F1, hará cambios en sus compuestos para el Gran Premio de Canadá, así lo confirmó el director de Pirelli Motorsports, Paul Hembery.

En un esfuerzo por combatir la degradación excesiva que ha afectado a la F1 este año y admitiendo que no se pueden tener carreras de cuatro paradas en fosos, como en el Gran Premio de España, Pirelli cambiará la estructura de sus neumáticos, incorporando algunas de las características de las llantas usadas en las temporadas 2011 y 2012.

Con estos cambios, la marca italiana espera volver a los parámetros de dos o tres paradas por carrera, tratando de llegar a la combinación perfecta de durabilidad y alto desempeño.

En alusión al tema de que los cambios se efectuarán por y para beneficio del equipo Red Bull, que fue el único equipo que de manera oficial se quejó de las características de los neumáticos desde el inicio de la temporada, y temiendo que neumáticos más durables podrían permitir a ciertos equipos ser dominantes, el fabricante indicó que los cambios serán hechos por Pirelli, por nadie más, en búsqueda del balance correcto. “Ha habido preocupación de parte de algunos equipos en relación de que los cambios beneficiaran a uno u otro equipo, pero no creemos que ese sea el caso”, dijo Hembery en un comunicado.

Y agregó: “Como compañía, siempre hemos hecho mejoras donde vemos que es necesario. Después de evaluar la información de las primeras carreras, hemos decidido hacer cambios, ya que quedó claro que en el Gran Premio de España el número de paradas a pits fue demasiado alto”.

“Con el tiempo de pruebas tan limitado, es claro ahora que nuestro rango original para el 2013 fue orientado demasiado hacia el rendimiento, sin embargo, una vez que identificamos esto, estamos determinados en resolver el problema con rapidez”.

Los cambios que se darán en los compuestos, además de limitar el número de paradas a pits, deberán prevenir los daños sufridos por Lewis Hamilton y Paul Di Resta en España, donde los neumáticos sufrieron cortes escandalosos, lo que compromete la seguridad de la competencia.

Esperemos que los esfuerzos del fabricante italiano resulten en beneficio del espectáculo y que la degradación de los neumáticos deje de ser el actor principal para dejar el protagonismo en manos de los pilotos y sus habilidades. Lo veremos en Circuito Gilles-Villenueve, en Montreal, en el Gran Premio de Canadá.

Checo_Spain_degradacion