La Asociación de Conductores de Grandes Premios de la Fórmula Uno (GPDA en inglés) respaldó la decisión de la FIA de seguir adelante con el protector de cabina de halo para 2018, a pesar de la reacción de los aficionados y la oposición de los equipos. Sólo hubo un equipo que apoyó el uso del halo para la próxima temporada, en las pláticas del miércoles pasado, pero la FIA usó el veto para insistir en que se usara.

Aunque no es atractivo visualmente, y éste es el motivo del enojo, la  FIA consideró que no podía retrasar más la introducción de la protección de la cabeza para evitar accidentes fatales en el futuro. Sobre todo porque la primera carrera con el escudo alternativo en el GP de Gran Bretaña resultó fallida.

Lee más: Sebastián Vettel se mareó con el escudo

El presidente de la GPDA, Alex Wurz dijo que los conductores siempre apoyan los movimientos de la FIA para mejorar la seguridad, incluso si son conscientes de que el Halo es polémico. “Durante las últimas décadas, hemos visto tiempos cada vez más rápidos en la pista, y esto sólo es posible gracias a tecnología creciente en busca de la seguridad”.

“Si bien la solución del Halo podría no ser la más estéticamente agradable para todos, nuestros conductores competirán y correrán tan fuerte como puedan en la pista, que es la clave para que la F1 continúe su crecimiento y popularidad”.

El Halo fue originalmente concebido y diseñado por Mercedes, y luego fue desarrollado por la FIA, que ha llevado a cabo pruebas del mismo durante varios años. Una de las consecuencias inmediatas del Halo en 2018 será que aumentará el peso del auto, por lo que la GPDA pidió que se tome en consideración para que los conductores más pesados no sean penalizados injustamente.