FOTO: LCP

Luego del descanso en la Ciudad de México, los autos de La Carrera Panamericana se prepararon para la agenda del día, la cual tenía preparadas las pasadas tradicionales en el estado de México: Presa Iturbide, Chapa de Mota y Villa del Carbón, a las que se le sumó el Sacacorchos.

El día presentó sus complicaciones diferentes, sobre todo al despejarse la neblina, ya que el cambio de temperatura hizo difícil poner en punto los neumáticos, como fue el caso de las tripulaciones de Emilio Velázquez, Ricardo Cordero, Benito Guerra, Luis Cervantes y Gabriel Pérez, los primeros en echar a andar el contrarreloj de la jornada.

Además, hubo equipos que al terminar las etapas en la localidad de Juquipilco requirieron la ayuda de su personal de servicio, al sufrir neumáticos ponchados y direcciones dañadas, que fueron dejando en el camino a unos competidores desolados.

Luego de una visita al Ayuntamiento de Temazcaltingo, LCP se trasladó a Santiago de Querétaro, donde en la meta de llegada, se dio a conocer al ganador de la Etapa 3, el oaxaqueño Velázquez, quien con Elizabeth Fuentes sigue a la caza del liderato absoluto.

Detrás de El Golden Tiger, se colocaron los hermanos Luis y Pablo Cervantes, quienes relegaron a El Malditillo de Cordero y Marco Velázquez. Si bien la pelea por el título de la Edición XXXII sigue en los Studebakers, son los Porsches en la Histórica B Plus los que van tomando un gran ritmo en la competencia.

Los más adelantados en esta clase, hasta el momento, son Miguel Granados, Diego Candano y Óscar Uribe, quienes gracias al trabajo de equipo, se van colocando poco a poco, entre las 10 primeras posiciones generales.

“Creo que la última etapa fue de las más rápidas que he corrido en La Panamericana, pero lo que fue Chapa de Mota y Villa del Carbón, muy técnicas y rápidas, nos tiramos fuerte y creo que hoy le sacamos más de 30 segundos al reloj, y queremos sin duda estar en la punta de la categoría”, indicó Granados.

“Esto es de siete días y hay que llegar a Durango y llegar bien, pisando fuerte”.

Luego de los ocho tramos de velocidad que sumaron 80.820 kilómetros, el convoy panamericano saldrá mañana rumbo a Morelia, Michoacán.